El Consell se felicita porque dice que ha cumplido el 88% de sus objetivos

El Consell, reunido ayer en Benicarló con motivo de su seminario semestral. / lp
El Consell, reunido ayer en Benicarló con motivo de su seminario semestral. / lp

El Ejecutivo valenciano reunido en Vinarós y Benicarló se congratula por su trabajo y por haber aprobado más leyes que el PP de Fabra

BURGUERA VALENCIA.

El Gobierno valenciano no abandona el tono positivo con el que juzga su propia gestión. Si hace una semana la vicepresidenta Mónica Oltra calificó de «milagro» lo conseguido por el Consell, ayer se realizó la estimación de que el 88% de todos los objetivos que se autoimpuso el Ejecutivo han sido cumplimentados. Entre los objetivos conseguidos no aparece el de la autocrítica, si bien es posible que, como novedad en la legislatura, se incluya entre las metas a alcanzar durante el próximo semestre. El Consell, todos excepto del responsable de Hacienda, Vicent Soler, víctima de una gripe, que se quedó en casa mientras sus compañeros se desplazaron a Vinarós y Benicarló, donde pasarán el fin de semana reflexionando sobre su labor.

El examen de conciencia está resultando muy beneficioso para la autoestima del Ejecutivo, pues se realiza una autoevaluación de su actividad en la que, entre otras cosas, no se valora la resolución de los problemas, sino la presentación de planes relacionados con las carencias de la Comunitat. Ni se pone en duda la teoría, ni mucho menos cómo se lleva a la práctica. La revisión de lo conseguido se realiza, en el caso de los planes (que es el grueso de los objetivos analizados), al margen de los resultados de las múltiples planificaciones, y siempre presuponiendo que se atinó a la hora de confeccionar los distintos programas de actuación.

En materia de Sanidad, por ejemplo, el Consell no valora haber dignificado las infraestructuras sanitarias, sino que se congratula por haber elaborado un plan para abordar el asunto.

Para lograr un porcentaje tan destacado de objetivos alcanzados, al borde del sobresaliente, hay que tener en cuenta también que, por ejemplo, en la Conselleria de Educación uno de los objetivos no es contar con una nueva Llei Valencia d'Educació (fuentes destacadas de los firmantes del Pacto del Botánico admiten que esa ley no se podrá aplicar esta legislatura), sino iniciar el «proceso de participación para la redacción» de la norma.

Mónica Oltra aseguró ayer en Benicarló que el Consell cumple ya el 88 % de los 238 objetivos que se ha marcado. ¿Y el resto? Ni un fracaso, el resto de metas están en ejecución.

«Nos acercamos al 90 % en dos años y medio», indicó Oltra, quien considera estas cifras «una buena muestra del trabajo de planificación, frente a la improvisación del anterior Gobierno del PP».

«Este Gobierno trabaja y cumple, y los ciudadanos lo pueden comprobar y evaluar», apuntó la portavoz del Consell, quien además explicó que el Ejecutivo del que forma parte ha aprobado más leyes en dos años y medio que el PP en los anteriores cuatro año (39 frente a 38).

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, considera importantes estos seminarios como un mecanismo para que el Gobierno autonómico sea «más activo, moderno y eficiente», así como herramienta para detectar los nuevos problemas que surjan durante la actual legislatura.

Fotos

Vídeos