El Consell busca otro frente común ante el Gobierno para exigir una financiación justa

El presidente Puig durante una sesión del pleno del Consell junto a sus consellers. / DAMIAN TORRES
El presidente Puig durante una sesión del pleno del Consell junto a sus consellers. / DAMIAN TORRES

El Palau convoca a la FVMP, sindicatos, empresarios, grupos parlamentarios y universidades este lunes a la comisión de seguimiento

VALENCIA.

El Palau está buscando crear otro frente común entre partidos, sindicatos, organizaciones empresariales y universidades para plantear al Gobierno su malestar por haber incumplido el compromiso de aprobar el nuevo sistema de financiación autonómica antes de que finalizara el año 2017.

A esta situación se añade el anuncio del pasado lunes lanzado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de recortar 353 millones de euros a la dotación inicialmente prevista este año para transferir del Gobierno central al valenciano.

De ahí que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunciase ayer desde Castellón que convoca la reunión de la comisión de seguimiento para la financiación justa el próximo lunes.

El presidente lamentó ayer, en un acto celebrado en Castellón, el incumplimiento del compromiso del Gobierno para que en 2017 quedara cerrada la reforma del sistema de financiación autonómica que se acordó para ese plazo en la pasada Conferencia de Presidentes a propuesta de la delegación valenciana.

Puig afirmó que «no se necesita más que voluntad política» para conseguir «un sistema de financiación justo, donde haya diversidad y singularidad entre los territorios pero igualdad entre los ciudadanos».

La comisión de seguimiento de una financiación justa está integrada por todos los grupos parlamentarios valencianos, la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana, UGT, CC OO, las universidades y la Federación de Municipios. Esta es la segunda ocasión que se reunirá la comisión. La primera fue el pasado verano.

El presidente incidió en que en el encuentro del próximo lunes analizarán la situación con el asesoramiento de un comité de expertos. El objetivo, según señalaron fuentes del Palau, es salir de ese encuentro con el apoyo unánime de los asistentes. Una especie de frente común que mostrarle al Ejecutivo central.

«Mirando en positivo, se han producido avances durante todo este año, como la creación de la Comisión de Expertos, el cumplimiento de que antes de agosto estuviera elaborado un informe, o la apertura de una comisión político técnica que debía elevar ese informe al Comité de Política Fiscal y Financiera», señaló Puig que no obstante, criticó la paralización del proceso.

Puig reiteró que la situación en Cataluña «no puede ser una excusa para que el Gobierno central incumpla sus compromisos con los valencianos y con el resto de españoles». «No entendemos por qué ahora se quiere introducir Cataluña como sujeto paralizador de lo que se había estado haciendo durante todo este año», manifestó.

Puig calificó como «peligrosa» la situación de «falta absoluta de confianza en el seno de las instituciones», y criticó la vinculación por parte del Gobierno de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado a «la legitimidad de origen de las comunidades autónomas».

También recordó que la situación de infrafinanciación que sufre desde hace décadas la Comunitat Valenciana «es un hecho reconocido y conocido perfectamente por el Ministerio de Hacienda», por lo que el incumplimiento de los plazos para la reforma autonómica «solo crea desafección y confrontación estéril entre las instituciones».

El PP se cansa

El principal partido de la Comunitat, el PP, acudirá al encuentro del lunes aunque no parece que vaya a hacer piña, a tenor de las manifestaciones de su presidenta regional, Isabel Bonig. La líder popular afirmó que empieza «a estar cansada del discurso victimista» del Consell, de que Puig se queje de que no tiene dinero para acabar con los barracones que dan cabida a 15.000 alumnos, los 7.000 valencianos en listas de espera en Sanidad o los 30.000 dependientes en lista de espera, pero «se gasta 380 millones de euros en la televisión y la radio y agencias de colocación varias, como la de Innovación para su amigo García Reche».

Bonig pidió a Puig «altura de miras» y le recordó, como el pasado miércoles el delegado del Gobierno, Moragues, que si no se aprueban los Presupuestos Generales del Estado «es imposible» que la Comunitat pueda recuperar los 353 millones de euros que se le detraen por haber entrado en vigor los PGE de 2017.

«Hay que apoyar, como en su día el PP apoyó a Patxi López para que fuera lehendakari a cambio de nada», recordó Isabel Bonig. Los populares defienden que hasta que no haya Presupuestos y un nuevo Ejecutivo en Cataluña, no se abordará el nuevo sistema de financiación.

Más en sintonía con Puig se mostró su vicepresidenta, Mónica Oltra, quien aseguró que con la detracción de los 353 millones de euros Rajoy y Montoro «han pasado de la amenaza al chantaje». Para Oltra, «el Gobierno no sabe dialogar y no sabe sacar adelante unos Presupuestos».

Más

Fotos

Vídeos