El Consell asfixia a las empresas públicas, que pierden 277 millones en un año

El Consell asfixia a las empresas públicas, que pierden 277 millones en un año

La Sindicatura señala que el Gobierno valenciano aporta a las firmas auditadas 139 millones de los 281 previstos en 2016, la mitad de lo presupuestado

BURGUERA VALENCIA.

El informe de la Sindicatura de Comptes advierte del difícil panorama de las cuentas públicas en lo referente al sector instrumental de la Generalitat, ese conjunto de empresas al margen de la Administración autonómica. Las firmas creadas por el Ejecutivo son las encargadas de materializar las políticas que reflejan los presupuestos y que se anuncian reiteradamente a través de planes y declaraciones de buenas intenciones. Todo eso precisa luego de presupuesto y empresas como el IVF, EIGE, IVACE o FGV son las encargadas de gestionar la red de transporte, de viviendas públicas, créditos, ayudas a pymes... y ese conjunto de empresas públicas atraviesan serias dificultades. El informe de la Sindicatura constata que en 2016, de los 281,9 millones presupuestados para estas empresas para acometer subvenciones de todo tipo, lo pagado se limitó a 139,5 millones, ni la mitad.

La asfixia que sufre el sector público por parte del Consell es tan evidente como las dificultades del Ejecutivo valenciano a la hora de trasladar a la práctica el conjunto de ayudas que se plasman en los presupuestos. En eso también incide la sindicatura, que señala que, «al igual que se puso de manifiesto en el informe de fiscalización del ejercicio anterior, las consignaciones definitivas del presupuesto de la Generalitat de 2016 se han mostrado insuficientes para atender las transferencias y subvenciones a conceder en el ejercicio, por lo que debe efectuarse una elaboración presupuestaria más ajustada a las necesidades reales previstas. Esta insuficiencia presupuestaria condiciona la adecuada gestión administrativa y contable de las subvenciones y dificulta el cumplimiento de los objetivos que contemplan las distintas líneas del presupuesto».

Más información

«Se mantienen unos niveles de pago muy bajos -o incluso nulos- en algunas líneas de subvenciones, lo que supone, además del incumplimiento de los plazos establecidos en los convenios, un efecto negativo que podría ser importante sobre determinados colectivos o entidades cuyas actividades son objeto de las ayudas», alerta la Sindicatura.

Respecto a los balances de buena parte de las empresas auditadas por la Sindicatura de Comptes, en la inmensa mayoría de los casos el saldo es negativo.

De las 23 empresas públicas que la Sindicatura analiza en sus cuentas de pérdidas y ganancias, 17 arrojan resultados negativos, especialmente FGV, la firma de ferrocarriles que perdió en 2016 casi 156 millones de euros. Entre las que registraron beneficios destaca EPSAR con cerca de 80 millones de ganancias anuales. En cualquier caso, el resultado global de la veintena de corporaciones dependientes de la Generalitat arroja unas pérdidas de 277 millones de euros.

Respecto al control formal de la rendición de cuentas del sector público instrumental, que durante años fue uno de las puertas traseras que otros gobiernos autonómicos para ir aparcando pérdidas, el informe del organismo que dirige Vicent Cucarella indica que, «con carácter general», las empresas de la Generalitat «han presentado sus cuentas anuales en el plazo establecido» (antes del 30 de junio de 2017), aunque la sindicatura resalta varias observaciones. En primer lugar, que «la Intervención General (de la Generalitat) no ha presentado los preceptivos informes de auditoría de cumplimiento de ninguna de las empresas». Ninguna.

El control previo al que ejerce la Sindicatura, el que deberían realizar los interventores de la Administración autonómica, es inválido para la Sindicatura, que no ha podido contar con él.

Igualmente, se indica que los informes de auditoría de regularidad contable y operativa de estas firmas, o no se han rendido o se presentan fuera de plazo. Igualmente, se constata que se incumple la Ley de la Generalitat, de Hacienda Pública, Sector Público Instrumental y de Subvenciones en cuanto a los informes sobre obligaciones de carácter económico financiero. La institución que dirige Cucarella también insta a que dos empresas, Proyectos Temáticos y Ciudad de la Luz, tomen medidas para facilitar el trabajo de la Intervención.

Más

Fotos

Vídeos