Condenan al exalcalde de Gátova a devolver 20.000 euros al Ayuntamiento

El exalcalde de Gátova. / lP
El exalcalde de Gátova. / lP

El Tribunal de Cuentas sentencia que el exmandatario no justificó los gastos y los aprobó y cobró a pesar del reparo de la interventora

F. R. VALENCIA.

El Tribunal de Cuentas ha condenado al que fuera alcalde de Gátova entre 1991 y 2015, el socialista Leopoldo Romero, a devolver al Ayuntamiento de esa localidad cerca de 20.000 euros cobrados indebidamente en concepto de dietas y kilometraje, los intereses correspondientes, que se elevan a otros 2.000 euros, y las costas del proceso judicial.

El actual consistorio llevó ante el Tribunal de Cuentas al alcalde anterior por considerar que había cobrado dietas y gastos de kilometraje sin justificar. Correspondían a los años 2010, 2011 y 2012.

El 7 de enero de 2013 fue la fecha de pago de 3.902,59 euros correspondientes a dietas y gastos de locomoción de enero a junio de 2012 que pasó el alcalde.

La sentencia recoge que el importe de las dietas y el kilometraje son superiores a lo aprobado en Gátova

El segundo pago, de 1.820 euros, fue también de la misma fecha y correspondía a los gastos que pasó el entonces alcalde de julio, agosto y septiembre de 2012.

El tercero, de 2.718,33 euros, se dató el 3 de abril de 2012, y se refería a dietas y kilometraje de octubre a diciembre de 2012.

Un viaje de Madrid a Toledo y a la localidad turolense de Camarena se aprobó el 7 de julio de 2013 y ascendió a 1.097,62 euros.

El quinto aparece en la sentencia con el concepto «dietas y locomoción año 2010». Se satisfizo el 20 de septiembre de 2013 y ascendió a 3.048 euros.

El sexto se refiere también a dietas y gastos, pero del primer semestre de 2011. Se aprobó también el 20 de septiembre de 2013 y se elevó a 4.017 euros.

El último es del segundo semestre de 2011, se ratificó el 26 de diciembre de 2013 y su valor fue de 3.930,48 euros.

La interventora municipal, como recoge la sentencia del Tribunal de Cuentas, se opuso a los siete cobros que aprobó el alcalde a lo largo de 2013 para sí mismo por «no estar justificados en la forma que exige la legislación vigente y por no ser ésta la forma de justificar legalmente los gastos de locomoción. Por no ser el importe de las dietas y gastos de locomoción en el aprobado en las Bases de Ejecución del Ayuntamiento. En ambos casos, se confunden los conceptos de dietas y gastos de locomoción».

La denuncia del Ayuntamiento de Gátova, a la que se adhirió íntegramente la fiscalía, «se fundamenta en el presunto alcance a los fondos públicos municipales como consecuencia de la percepción injustificada por parte del demandado (...) de determinadas cantidades en concepto de dietas y gastos de desplazamiento, durante los ejercicios 2010 a 2013, por importe de 20.533,92 euros».

Según la sentencia, la demanda se fundamenta en «la falta de justificación documental de dichos gastos por no estar justificados en la forma que exige la legislación vigente» y «la falta de justificación material» pues no concurrían los presupuestos legales que justificaban su percepción.

También se recoge que «el importe de las dietas y gastos de locomoción aplicado es superior al aprobado en las bases de ejecución del presupuesto del Ayuntamiento, confundiéndose además los conceptos de dietas con los de gastos de locomoción, llegándose en algunos casos a duplicarse el pago».

La defensa justificó el cobro de estas cantidades amparándose en la dedicación prestada por el entonces alcalde al Ayuntamiento de Gátova «sin recibir por ella remuneración y por el coste económico que dicha dedicación le ocasionaba, llegando a pagar gastos de su bolsillo». Alegó que si hubiera solicitado una dedicación parcial al consistorio le hubiese salido más caro. También señaló que el alcalde abonó 759 euros por el exceso percibido por las dietas y gastos de desplazamiento. Esa cantidad se restó de la cuantía que finalmente el Tribunal de Cuentas marcó que el exmunícipe debe devolver al erario municipal.

En la sentencia se recoge que los únicos tiques que recibió el Ayuntamiento de manos del entonces alcalde de Gátova se refieren a gastos «de muy variada naturaleza», de diferentes lugares y fechas, aunque en su mayoría se produjeron en Gátova y Valencia, según la sentencia. No obstante, se afirma que «no guardan relación con ningún desplazamiento concreto de los que se mencionan en las declaraciones».

El Tribunal de Cuentas no pone en duda «la dedicación y entrega» al cargo de alcalde, «ni su buena o mala intención en su proceder», y aclara que «lo que se está enjuiciando es la justificación de los gastos cargados al erario municipal, justificación que resulta indispensable al tratarse de fondos públicos y que no ha sido cumplida».

Fotos

Vídeos