Compromís desoye a los empresarios y no pactará los Presupuestos con el Gobierno

Fran Ferri, Joan Baldoví y Águeda Micó, ayer en la sede de la coalición. / EFE/ Kai Forsterling
Fran Ferri, Joan Baldoví y Águeda Micó, ayer en la sede de la coalición. / EFE/ Kai Forsterling

La portavoz indica que no quieren ser como el PNV mientras el diputado Baldoví considera que negociar las cuentas le parece repugnante

F. R. VALENCIA.

Todavía no habían transcurrido 24 horas del llamamiento de los empresarios valencianos al PSPV y Compromís para que apoyen los Presupuestos Generales del Estado de 2018, cuando la coalición nacionalista se negó a secundar la iniciativa.

Representantes de 17 entidades empresariales mantuvieron un encuentro el pasado miércoles con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en el que la número dos del Ejecutivo dejó claro que el PP no dispone de mayoría suficiente en el Congreso de los Diputados para sacar adelante las cuentas de este año.

Los miembros de estas organizaciones vieron la oportunidad de que los partidos que forman el Consell negociasen y, a cambio de mayores inversiones y mejorar la financiación autonómica, respaldasen los PGE para este año, tal y como han hecho otros partidos a lo largo de la reciente historia parlamentaria. «No queremos ser como el PNV», indicó Águeda Micó, secretaria general del Bloc, el principal partido en el que se sustenta Compromís.

La vicepresidenta trasladó a los empresarios que el Gobierno central tiene un compromiso con Valencia «Hay que primar vuestra lealtad y saldar la deuda que tenemos con vosotros», dijo Santamaría a la patronal

Micó compareció ayer acompañada por Joan Baldoví y Fran Ferri, diputado nacional y portavoz en Les Corts, respectivamente, de Compromís. Baldoví consideró que los empresarios valencianos, con esas manifestaciones, presionaban a a su coalición y les recomendó que la trasladen al PPCV y a Ciudadanos, porque «quien tiene la responsabilidad de los PGE es quien los aprueba».

«La culpa de unos buenos o unos malos Presupuestos no será responsabilidad de Compromís -declaró Baldoví-. Será responsabilidad del PP y de Ciudadanos, con independencia de que nosotros negociemos o no negociemos».

Micó, por su parte, matizó que si en alguna ocasión se sentaran a negociar con el PP pondrían una serie de condiciones como que «los presupuestos intentaran compensar el agravio de años, que se buscara el equilibrio de todas las comunidades autónomas, que se mostrara interés por acabar con la deuda histórica y la infrafinanciación, que el Gobierno quiera aprobar el nuevo sistema de financiación sin hacer chantaje y que esos PGE pongan en el centro a las personas».

Estas condiciones, según Micó, le saldrían demasiado caras al Gobierno y para pactar, dijo la también coportavoz de Compromís, el Ejecutivo ya tiene al PNV y a Coalición Canaria para hacerlo.

Baldoví se mostró totalmente en contra de negociar con el Gobierno a cambio de sustentar los Presupuestos de 2018 con el voto de los representantes nacionalistas en el Congreso. «Entrar en ese mercadeo de si me apruebas esto tendrías esta carretera me parece repugnante», aseguró Baldoví.

Por su parte, Fran Ferri, el portavoz de Compromís en el grupo parlamentario de Les Corts, realizó un llamamiento al PP y a Ciudadanos a trabajar para revertir la situación de discriminación de la Comunitat Valenciana en las inversiones estatales y que se cumpla el acuerdo que firmaron todas las formaciones con representación en la Cámara valenciana «de que esta tierra reciba lo que le corresponde por su peso poblacional».

En este sentido, durante la reunión que durante más de hora y media mantuvieron el miércoles los representantes de las organizaciones patronales valencianas con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría les trasladó que «hay un compromiso con la Comunitat Valenciana por parte del Gobierno central», aseguraron fuentes que participaron en el encuentro en un céntrico hotel valenciano.

Los empresarios también trasladaron a la número dos del Gobierno de Mariano Rajoy que a diferencia de otras autonomías, la valenciana no tiene ínfulas de segregación del resto de España. De ahí que Sáenz de Santamaría les respondiese que «hay que primar vuestra lealtad y saldar la deuda que tenemos con vosotros», aseguraron las mismas fuentes de la patronal. Con la deuda se refería a las bajas inversiones efectuadas por el Ejecutivo central y a la infrafinanciación de la Generalitat.

La reunión, de guante blanco, no fue excesivamente concluyente, al margen de que la vicepresidenta se comprometiera a mediar ante el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que mantenga una reunión con los empresarios y las organizaciones sindicales que el pasado otoño participantes en la manifestación en favor de una mejora de la financiación autonómica.

Otro compromiso al que llegó la vicepresidenta con los empresarios fue el de que se incrementaría el número de visitas de los miembros del Gobierno a la Comunitat Valenciana, entre ellas la del ministro de Industria, Álvaro Nadal, que podría asistir la semana próxima a la inauguración de Cevisama y allí podría escuchar las reivindicaciones de los azulejeros sobre el encarecimiento de la energía. Otra ministra que también es muy posible que viaje más pronto que tarde a la Comunitat Valenciana será García Tejerina, la titular de Agricultura.

De las visitas del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, no hubo más comentario que con la de hoy ya serán 18 las veces que ha pisado suelo valenciano desde que tomó posesión del cargo.

Fotos

Vídeos