Compromís arremete contra los jueces y les acusa de politizar tras los autos del TSJ

Micó, portavoz de Compromís y coordinadora del Bloc. / EFE

Oltra reta a que los magistrados se presenten a elecciones, Micó les acusa «de ir contra el Consell» y Nadal ironiza con que irán en las listas del PP

BURGUERA

valencia. Aquellas alegrías que Compromís recibió de los tribunales, en un tiempo no tan lejano, cuando se imputaba por decenas a los diputados del PP, se vuelven hoy tristezas. Ahora, los jueces suspenden decretos y anulan medidas del Consell, lo que genera una viva contrariedad en las filas nacionalistas. En las últimas horas, sus dirigentes y altos cargos se han pronunciado en tromba y de manera estridente contra los magistrados. El poder judicial ha pasado a engrosar las filas del enemigo. Diferentes miembros de Compromís se manifiestan con dureza, acusando a los tribunales de partidistas ante a las decisiones judiciales que desbaratan los planes del Gobierno valenciano en materia de Educación o Sanidad.

La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, preguntada por las últimas decisiones del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana que han paralizado el decreto de plurilingüismo y han otorgado cautelarmente conciertos de Bachillerato a dos centros, afirmó ayer que «un tribunal no puede ser una segunda cámara». La portavoz señaló que el Gobierno acata pero no comparte.

«Para tomar decisiones políticas hay que presentarse a las elecciones, y es obvio que los magistrados del TSJCV no se han presentado a elecciones», sino a «oposiciones, que aunque rima no es lo mismo», indicó Oltra.

Oltra realizó esta aclaración ayer tras al pleno del Consell celebrado en Alicante, al ser cuestionada sobre «hasta qué punto preocupa al Gobierno que el TSJCV se haya convertido en una segunda cámara de reorientar y reinterpretar decretos». Al respecto, la vicepresidenta y líder de Compromís consideró que «hay cuestiones que forman parte del ámbito de las decisiones políticas y otras de las decisiones judiciales, y conviene no mezclarlo». Según la número dos del Ejecutivo valenciano, la separación de poderes «está muy bien inventada» y «cargársela es peligroso».

«Desacuerdo absoluto»

La coportavoz de Compromís y coordinadora del Bloc, Àgueda Micó, se mostró «en desacuerdo absoluto» con la decisión del TSJCV sobre las unidades de la concertada en una nota de la formación emitida el pasado miércoles.

«Es muy grave que una resolución judicial establezca que el interés general no queda protegido por el Consell y sí, por lo que parece, por dos colegios privados que no dejan de ser empresas con claros intereses particulares. Parece que hay una parte del poder judicial interesada en ir contra el Gobierno del Botánico en general y contra la Conselleria de Educación en particular. Quien quiera hacer política que se presente a las elecciones», señaló Micó, quien ofreció su opinión sobre la actividad de los jueces: «Hemos visto ya una serie de decisiones judiciales contrarias a las políticas del Consell del Botánico fundamentadas en una base jurídica muy débil, que han generado mucha controversia y las críticas de numerosos expertos en Derecho Administrativo. Se está forzando la separación de poderes».

Precisamente, uno de esos expertos en asuntos judiciales es Andrés Boix, profesor de la UV a quien la Fundación Nexe (el laboratorio de ideas más afín a Compromís) ha publicado trabajos. Boix criticó el miércoles en las redes sociales las decisiones del TSJCV considerando un sinsentido que el tribuna haga «activismo» y le insta a que se presente a las elecciones. En una línea similar se expresaron asesores de la Conselleria de Economía («la política se hace en los parlamentos y en los gobiernos, no en los juzgados), un miembro del equipo de Compromís en la Diputación de Alicante («estoy preparando el currículum para el TSJCV, igual para la próxima campaña electoral necesitan politólogos) o el diputado autonómico Josep Nadal, cantante de la Gossa Sorda que en las redes sociales ironiza con que el tribunal podría incluirse en las futuras listas del PP.

Oltra insistió ayer que la no renovación de un concierto es «una decisión en el ámbito político que compete al Ejecutivo, que ha de gobernar con eficiencia», y subrayó que la intención del Gobierno valenciano es «tutelar el interés general», por lo que «entre tener niños en barracones y niños en centros privilegiados, preferimos arreglar el tema de los barracones; para eso nos presentamos a las elecciones y nos votó la gente».

Bonig: «Indignantes»

Precisamente, la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, reprochó ayer a la vicepresidenta que haya atentado «contra la independencia de los jueces» y les haya acusado de que «actúan de forma política». La dirigente popular consideró «indignantes» las manifestaciones de la portavoz del Consell y le respondió en declaraciones a los medios en la Universidad Católica de València (UCV), asegurando que la vicepresidenta de la Generalitat «ha dado por muerto el Estado de derecho» con sus declaraciones.

«Los jueces dictan resoluciones en base a argumentos jurídicos, en base a la Constitución y las leyes, si no le gustan las decisiones judiciales, como en el caso de la materia educativa, las puede recurrir, pero en ningún caso puede atentar contra la independencia de los jueces ni acusarles de que actúan de forma política», consideró la portavoz del PP en Les Corts.

Bonig insistió en pedir al Consel que cumpla con las resoluciones judiciales y lamentó que Oltra, «con el beneplácito de Puig, presidente de la Generalitat, esté «entrando en un camino peligroso» como el que «empezó hace 10 años en Cataluña con desobediencia a la ley y a las sentencias de los tribunales».

El pasado miércoles, Oltra ya afirmó sentirse «estupefacta» por los autos judiciales que, según ella, pueden «generar un daño» y hacen «tutela de privilegios, no de derechos», una sorpresa y asombro que ha secundado una parte de Compromís y su entorno.

Fotos

Vídeos