Cola Cao y Nocilla se unen a la oleada de traslados de empresas a Valencia

Sede central de Idilia Foods. / Google maps

La compañía Idilia Foods elige la Comunitat para situar su domicilio, al igual que dos filiales de Divina Pastora y la firma Cémoi Electricité

Á. MOHORTE VALENCIA.

Una de las compañías que cuentan entre sus marcas con algunas de las más emblemática de la educación sentimental de millones de españoles eligió ayer Valencia como nueva domicilio. Se trata de Idilia Foods, propietaria de Cola Cao, Nocilla, Paladín y Okey, que decidió trasladar su sede social de Barcelona a Valencia «ante la situación política actual». La empresa, que surgió de la división de la antigua Nutrexpa, tiene sus raíces en Cataluña desde hace más de 70 años.

Propiedad de la familia Ferrero (que no hay que confundir con el grupo italiano del mismo nombre que produce Nutella, Kinder, Tic Tac y Ferrero Rocher), anunció el pasado lunes 9 de octubre que sacaría su sede social de esa comunidad «ante una declaración de independencia» con el fin «de mantener la seguridad jurídica para poder seguir trabajando con normalidad».

En manos de los hermanos Ignacio, Javier, Antonio y Núria Ferrero se constituyó en 2015 con el negocio del chocolate de la antigua Nutrexpa, mientras que su primo Javier Ventura, controló con Adam Foods las marcas de galletas Artiach y Cuétara, patés La Piara, miel de Granja de San Francisco, Phoskitos y caldos Aneto.

Idilia Foods factura unos 280 millones de euros y cuenta con una plantilla de 700 personas y dos factorías en las localidades barcelonesas de Parets del Vallès y Montmeló, además de una tercera en China.

Clínicas, eléctricas y cruceros

Por otra parte, el día de ayer también dejó el anuncio de que el Grupo Divina Pastora centralizaba sus negocios en Valencia con el traslado de domicilio social desde Barcelona de dos empresas filiales de la mutualidad Quinta de Salut l'Aliança, que absorbió en 2013, para «salvaguardar» sus intereses ante la «inestabilidad política y jurídica». Se trata de Clínica Terres de Ponent y Nova Quintàlia, ambas con domicilio hasta ahora en la ciudad condal.

Desde la empresa se señala que así culmina la integración de todos los procesos de negocio, habiéndose trasladado la totalidad de los servicios centrales, que hasta ahora se encontraban divididos entre Barcelona y Valencia. La decisión se ha visto acelerada por la necesidad de salvaguardar los intereses del Grupo Divina Pastora y de sus asegurados ante la situación de «inestabilidad política e inseguridad jurídica» en Cataluña, y de esta forma se concluye el proceso de fusión por absorción de L'Aliança.

Con más de 450.000 asegurados, unos activos gestionados de 1.618 millones de euros y un patrimonio neto de 208 millones de euros al cierre del ejercicio 2016, Divina Pastora Seguros es la primera mutualidad de previsión social española en número de socios y dispone de un total de 60 oficinas distribuidas por toda España.

También el grupo de asesoría energética Cémoi Electricité decidió cambiar su sede social de Barcelona a Pedreguer (Alicante) por la situación política y «para poder garantizar que su actividad pueda seguir desarrollándose con normalidad» a partir de ahora.

A su vez, en el Puerto de Valencia, otro crucero cambió su escala de la ciudad condal por Valencia. Se trató del Mein Schiff 3, de la compañía alemana Tui y que habitualmente hace la ruta Palma de Mallorca y Barcelona. Consignado por Trasmediterránea, atracó a media tarde con 2.733 pasajeros a bordo, según fuentes portuarias. Desde el 1 de octubre son tres los buques de pasajeros que cambian una ciudad por otra.

Más

Fotos

Vídeos