Clara Ponsatí se entregará este miércoles a la Policía de Edimburgo

La exconsejera Clara Ponsatí junto a Carles Puigdemont en un acto en Bruselas./Javier Albisu (Efe)
La exconsejera Clara Ponsatí junto a Carles Puigdemont en un acto en Bruselas. / Javier Albisu (Efe)

Iniciará después un proceso judicial de extradición que se prevé largo y costoso para los contribuyentes escoceses

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres

La exconsejera de Educación del Gobierno de Cataluña, Clara Ponsatí, se presentará mañana a las 10.30 en una comisaría de Policía de Edimburgo, donde le comunicarán formalmente la existencia de una Orden Europea de Detención y Entrega dictada por el juez Pablo Llarena, del Tribunal Supremo. Ponsatí comparecerá a primera hora de la tarde en el Tribunal del Sheriff de Edimburgo, especializado en extradiciones.

Tras confirmar su identidad, será preguntada si consiente a la extradición, lo que significaría renunciar a la protección legal que impide que se procese a los extraditados por delitos anteriores a su envío. Tras oír el rechazo de Ponsatí al consentimiento con la Orden, los fiscales del Lord Advocate y el abogado de la perseguida, Aamer Anwar, acordarán el calendario en esta primera instancia.

Anwar solicitará la puesta en libertad condicional de su defendida, con el sólido argumento de que se ha presentado voluntariamente ante la Justicia tras conocer la existencia de la orden y de que tiene un puesto de trabajo como profesora en la Escuela de Economía y Finanzas de la Universidad de St. Andrews, el apoyo de esa institución e incluso del Ejecutivo escocés.

El abogado que actúa en nombre del Lord Advocate escocés, reciben sus instrucciones de las autoridades españoles en casos de orden europea. Un juez español, Miguel Carmona, actúa, desde tiempo reciente, como enlace con las autoridades británicas desde su puesto en Londres. Los jueces españoles tienen que decidir si los fiscales escoceses pedirán la cárcel para Ponsatí.

Y, finalmente, Aamer Anwar, nacido en Inglaterra, con despacho en Glasgow y embarcado en causas célebres y polémicas, pedirá al magistrado que certifique su demanda al Consejo de Ayuda Legal para que los fondos públicos paguen el coste de su defensa. Suelen darse en casos de extradición y cuando los delitos pueden llevar una pena de treinta años, como en el caso de rebelión, es casi seguro que la defensa de Ponsatí será pagada por los contribuyentes.

Recursos

Al no pertenecer los delitos de rebelión, sedición o malversación de fondos a la lista de 32 incluida en la Decisión Marco de la UE, de 2002, que creó la orden europea, los tribunales escoceses tendrán que analizar si los hechos descritos por el juez español en la orden serían delitos en Escocia. Rebelión trae ecos del delito de traición, con exigencia de actos violentos contra la Corona, y el de sedición fue abolido en 2011.

Tras la sentencia en el tribunal del sheriff, la parte perdedora podrá recurrir al Tribunal Superior escocés. Aunque el Supremo con sede en Londres tiene limitadas competencias en Escocia, en este caso el abogado Anwar ya ha anunciado la presentación de argumentos sobre el trato degradante que recibiría Ponsatí si se la envía a España o la dudosa independencia de los tribunales españoles. Eso abre la puerta a un camino hasta el Supremo y también al Tribunal de Luxemburgo.

Fotos

Vídeos