Ciudadanos busca la complicidad de los comunes para presidir el Parlament

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Ejecutivo. /Efe
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Ejecutivo. / Efe

La formación liberal mantiene hoy su primera reunión con Catalunya en Comú Podem con pocas esperanzas de llegar a entenderse

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Con el interrogante sobre el eventual regreso, o no, de Carles Puigdemont de Bruselas para intentar optar a la investidura y repetir como presidente de la Generalitat, los contactos, negociaciones y propuestas de los partidos se centran de entrada en la composición de la Mesa del Parlamento de Cataluña, donde Ciudadanos ha decidido apostar fuerte y hacer valer su condición de fuerza política más votada y con más escaños.

La formación liberal, que ha optado por dejar la iniciativa de formar gobierno a los independentistas y esperar a si logran un acuerdo o si tienen diputados suficientes para postularse, quiere presidir este órgano y evitar a toda costa que vuelva a recaer en un diputado soberanista. De ahí que Inés Arrimadas haya iniciado una ronda de contactos para conseguir una alternativa constitucionalista en este organismo, un objetivo para el que es es vital el voto de los ocho diputados de Catalunya en Comú, con los que se reunirán mañana.

El encuentro supone una medida de presión para ver qué postura adoptan los comunes de Xavier Domènech ante las peticiones de Arrimadas para que respeten a «la lista más votada» y, de paso, comprobar si la «posibilidad remota» de una investidura de la líder naranja en Cataluña es viable. «En las próximas horas vamos a saber si Podemos está con los soberanistas o los constitucionalistas», remarcó este lunes el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que emplazó a Domènech a que aclare si tiene «un pacto de sillas con los separatistas».

Por ahora, tanto los comunes desde Barcelona como la formación de Pablo Iglesias desde Madrid han cerrado esa puerta. Domènech prometió en la campaña electoral que los votos de sus diputados no servirían para hacer presidente a Puigdemont ni a Arrimadas y no ha cambiado de guión. «No se trata de una jugada negociadora sino de una respuesta más que cerrada», según dijo el pasado viernes la portavoz morada, Noelia Vera.

Rivera insistió en que corresponde a su partido presidir la Mesa y no vio «ningún motivo» para que lo hagan los comunes, en referencia a un posible trueque. En las filas naranjas saben que la mayoría que configure el órgano de gobierno del Parlamento catalán y su presidencia será determinantes para la investidura y no quieren perder su oportunidad. Para ello cuentan ya con el respaldo del PP y del PSC y tratarán de arrancar el de Catalunya en Comú Podem.

Sin esperanzas

Los naranjas, hasta el momento, han ignorado las negativas que han recibido de Domènech y han insistido en que, para devolver el equilibrio a la Cámara, los comunes deberían apoyar su candidatura. Ayer por primera vez el líder de Ciudadanos reconoció que las esperanzas de que los comunes cambien su postura o al menos opten por abstenerse en una votación, si los partidos del bloque soberanista no logran ponerse de acuerdo para gobernar, son nulas.

Los siete puestos de la Mesa del Parlament se reparten en dos para la formación naranja, dos para Junts per Catalunya, dos para Esquerra Republicana y uno para el PSC. Para lograr que la Presidencia de la Cámara recayera en el candidato de Ciudadanos José María Espejo se tendría que dar la ausencia de al menos cinco de los ocho diputados independentistas que están encarcelados o huidos en Bélgica, lo que dejaría a los independentistas con 65 parlamentarios, y que los ocho diputados de los 'comunes' dieran su apoyo. De esta forma se produciría un empate entre ambos bloques que decantaría la balanza hacia la formación liberal. Según el reglamento del Parlamento en caso de empate, ganaría la lista más votada, en este caso el partido de Rivera con 36 escaños frente a los 34 de JxCat.

Fotos

Vídeos