Ciudadanos rechaza perdonar la quita a pesar de acudir a la marcha del 18-N que la reclamó

Sánchez, ayer en Les Corts, hablando con Mata. / efe
Sánchez, ayer en Les Corts, hablando con Mata. / efe

La portavoz de Cs en la Comunitat afirma ahora que no es posible que el Estado asuma la propuesta por el efecto contagio en otras regiones

BURGUERA

valencia. Papeleta complicada la de Ciudadanos, que en temas de financiación siempre está al borde del abismo en la Comunitat. A pesar de haber participado hace dos semanas en una manifestación, la del 18-N, promovida, entre otras cosas, para reclamar la condonación de parte de la deuda de la Comunitat, la portavoz de Cs en el parlamento valenciano, Mari Carmen Sánchez, tuvo que situarse ayer en contra de una iniciativa que presentará el PSPV reafirmando la petición de la quita.

Sánchez admitió que su formación es consciente de que hay una parte de la deuda valenciana que es consecuencia de la infrafinanciación, pero entiende el partido de Albert Rivera que solicitar su condonación «serviría de revulsivo para que todas las comunidades autónomas infrafinanciadas también la soliciten con lo cual las arca del Estado entrarían en colapso y eso es insostenible».

Sánchez apeló al miedo de Cs a un efecto contagio, a pesar de reconocer lo complicado de encajar su negativa a la condonación con su participación en la marcha del 18-N. La firma de aquel manifiesto por parte de Ciudadanos se justificó ayer en que el partido considera que es una reivindicación justa pero que no se puede abordar de momento.

En esta cuestión «hay que ir con mucha delicadeza», según Mari Carmen Sánchez, quien reclamó cautela e insinuó que de otra manera se está engañando a los valencianos, si bien avanzó que estudiarán la propuesta del PSPV «para tomar una decisión».

«Pedir que se nos perdone la deuda, pese a que sería muy bueno para la Comunitat» podría generar un mal precedente, según Sánchez, de modo que se suma al postulado defendido por Rivera contra la petición del socialista catalán Miquel Iceta para reclamar el perdón de la deuda a las autonomías infrafinanciadas.

«Es sensato estar todos a una con la infrafinanciación pero en la cuestión de la deuda es más complicado, se podría producir un cataclismo a nivel de las cuentas del Estado», señaló Sánchez, verdaderamente incómoda ayer a la hora de defender esta posición sabiendo que era complicado justificar la firma del manifiesto que acompañó la marcha del 18N.

La síndica de Ciudadanos en la Cámara valenciana explicó que ese punto, el de la quita, fue uno de los más debatidos entre los miembros de la dirección de Cs en la Comunitat a la hora de decidir si acudían a la manifestación, si bien aseguran que priorizaron la necesidad de secundar la petición de mejorar la financiación.

Fotos

Vídeos