«Hay una cierta izquierda en España que considera que la República fue el paraíso»

Joaquín Leguina y Rubén Buren, ayer, en la biblioteca Carles Ros de Valencia.
Joaquín Leguina y Rubén Buren, ayer, en la biblioteca Carles Ros de Valencia. / irene marsilla

Joaquín Leguina y Rubén Buren presentan en Valencia 'Os salvaré la vida', un retrato de la Guerra Civil Española que «cuenta la verdad»

N. CAMACHO VALENCIA.

Disparan tanto a derecha como a izquierda. Parece difícil viniendo tanto de un reconocido líder socialista como de un anarquista confeso. De ideologías y generaciones completamente distintas, el que fuera presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, y el dramaturgo, músico y guionista Rubén Buren han unido sus investigaciones para escribir 'Os salvaré la vida' (Espasa), una novela en la que se recrea la vida de Melchor Rodríguez, conocido como 'El Ángel rojo', un hombre que evitó la muerte de miles de españoles de todo sesgo político durante la Guerra Civil.

Y es que, según cuentan ambos autores, que ayer presentaron en Valencia la novela, Rodríguez fue un personaje incómodo para el bando republicano. «Es un individuo complicado para la izquierda, porque les recuerda que la República no era tan maravillosa. Tuvo una represión horrorosa. No es comparable con la del bando franquista, pero hay que contarlo», asegura Buren, bisnieto del protagonista. Aunque prosigue: «Para la derecha, en cambio, es un personaje cómodo porque les sirve para equiparar ambas represiones», destaca de un anarquista y defensor de las ideas humanistas que, al estallar la contienda, recorría los centros de detención impulsados por la República, los conocidos como 'checas', para salvar la vidad de apresados tanto por su ideología como por su acomodada clase social. «Hay una cierta izquierda todavía en España que considera que la República fue poco menos que el paraíso. Se hicieron muchas cosas buenas, pero algunas fueron horribles», defiende también Leguina, al que, asegura, no le influye su pasado socialista. «Cuando me pongo a escribir, se me olvida que soy político», afirma. «A principios del 36, el Partido Comunista tenía 15.000 afiliados y la Confederación Nacional de Trabajadores (CNT) tenía un millón. Esa parte se la reinventan los comunistas, niegan cualquier importancia de los anarquistas», añade Buren.

Ambos, además, también coinciden en afirmar que, el proceso literario ha sido un aprendizaje para los dos. Han sido rigurosos, por lo que, confiesan, no temen convertirse en un altavoz incómodo como lo fue el protagonista. «El desconocimiento de la historia provoca la mitología que nos ha llegado. Si en la República se cometieron fusilamientos y hubo violencia, hay que decirlo. No se puede tratar la Guerra Civil Española con maniqueísmo», insiste el líder socialista.

Ganadora del premio de Novela Histórica Alfonso X el Sabio, el libro llega en un momento en el que la tensión política en Cataluña busca romper la unidad del Estado. «Ha sido una coincidencia. Joaquín y yo tenemos unas ideas muy diferentes, tanto en política como en muchas otras cosas. No elegimos el momento porque el análisis de la situación tampoco lo hacemos igual», asevera el dramaturgo.

Para el expresidente de la Comunidad de Madrid, no estamos ante un libro de vencedores o vencidos. «No es revanchista. Lo que nosotros hemos querido narrar es la visión de los pobres, no la de los perdedores. Hemos querido contar sólo la verdad. El lector encontrará intriga y tragedia», afirma.

Fotos

Vídeos