Català: «No toleraremos que Les Corts se convierta en un tribunal de honor»

María José Català, portavoz adjunta del PP en Les Corts. / EFE
María José Català, portavoz adjunta del PP en Les Corts. / EFE

El tripartito y Ciudadanos aprueban una iniciativa para instar a Camps a abandonar el Consell Jurídic Consultiu con la abstención del PP

A. CERVELLERA

Valencia. El pleno de Les Corts de ayer estuvo marcado profundamente por las últimas revelaciones del caso Gürtel. La sesión de control al presidente Ximo Puig y el resto de votaciones del día pasaron totalmente inadvertidas ya que todos los políticos y periodistas estaban pendientes del último punto, la petición al expresidente Francisco Camps de abandonó el Consell Jurídic Consultiu.

Este Proyecto No de Ley (PNL), presentado por vía de urgencia el pasado miércoles por Compromís y validado por todos los grupos parlamentarios (incluido el PP) para que se debatiera en el día de ayer y no en el siguiente pleno, fue aprobado con el voto favorable de PSPV, Compromís, Podemos y Ciudadanos, mientras que el PP optó por la abstención. Además de reclamar su dimisión, la PNL apostaba por recuperar el dinero de los casos de corrupción y pedía reformar la normativa que regula la condición de los expresidentes. En esencia era una reprobación política.

La encargada de defender la posición del PP fue María José Català, portavoz adjunta en Les Corts, que, pese a la difícil situación, consiguió aguantar en la tribuna los reproches de todos los partidos. Català justificó la abstención de su grupo por el rechazo a la enmienda de sustitución que habían planteado los populares, que pretendía sustituir el texto de Compromís por uno nuevo que instaba al Consell a modificar la ley del Consell Jurídic y el estatuto de expresidentes.

El portavoz del PSPV asegura que Camps «no puede seguir cobrando ningún sueldo público»

La diputada arremetió en su comparecencia contra el resto de formaciones por querer transformar Les Corts en un tribunal de honor. «No toleraremos que el parlamento valenciano se convierta en un tribunal de honor franquista», aseguró Català, que subrayó que «hay un resentimiento de ciertos partidos hacia al PP cuando se trata con cierta indulgencia a otros dirigentes como Chaves, Mas o Griñán». La parlamentaria calificó la iniciativa de «texto injurioso» y recordó que la designación de los miembros natos del Jurídic no es competencia de Les Corts. Català no dudó en arremeter contra cada uno de los partidos que forman el Pacte del Botànic. Al PSPV le reprochó su no apoyo a la iniciativa de Podemos para reformar la ley de expresidentes en 2016 y ahora votar a favor de una PNL que insta justamente a modificar la norma. Además, recordó que existen declaraciones que aún están en la web del PSOE de apoyo a Chaves y Griñán. De Compromís criticó que el nombre de su formación aparezca indirectamente en el caso Palau a través de Coalición por Europa, la lista electoral de la que formó parte Compromís con CiU en las elecciones europeas y que llevó a Morera al Parlamento Europeo. Y contra Podemos arremetió por calificar a Otegui como «hombre de paz» cuando es «un asesino».

Manolo Mata, portavoz del PSPV, fue muy contundente en su turno de palabra. «Camps no puede seguir cobrando ningún sueldo público», aseguró el síndic socialista, que afirmó que el PP «ha apostado por el olvido». Mata se preguntó que día se perdió «la responsabilidad política» y aseguró que Camps «nunca ha querido a su país y que creía que el sólo representaba a la Comunitat». Por ello, señaló que el expresidente ya no es «molt honorable» sino «un miserable» que ha engañado y hundido a sus propios amigos y ha liquidado el PP.

Por su parte, Fran Ferri, portavoz de Compromís, destacó que los valencianos no pueden aguantar «ni un minuto más» a personas que «han puesto en entredicho la dignidad de las instituciones», sino que tienen «unas ganas locas de ganar a la corrupción y recuperar el dinero robado». Desde Podemos, la diputada Fabiola Meco aplaudió la propuesta, denunció el «filibusterismo» de la enmienda de los populares y volvió a presentar en nombre de su grupo la propuesta de reforma de la ley del Estatuto de expresidentes. Juan Córdoba, parlamentario de Ciudadanos, rechazó hacer «un juicio público» sobre esta cuestión pero apoyó la iniciativa por la gravedad de los hechos y las revelaciones sobre la financiación del PP valenciano y dio por segura la dimisión de Camps.

Más

Fotos

Vídeos