La cara más nacionalista de la izquierda

Rosana Pastor, haciendo el signo de la 'cuatribarrada' en el Salón de Cortes de la Generalitat. / M. Molines

La secretaria autonómica de Hacienda se sienta durante la Marcha Real, al mismo tiempo que Rosana Pastor hace el signo de la 'cuatribarrada' Altos cargos de Compromís y diputados de Podemos boicotean el himno nacional

Á. M. VALENCIA.

La celebración del 9 de octubre sirvió ayer para que determinados miembros del Consell y diputados de Podemos mostraran su actitud más nacionalista. El momento culminante se produjo al final del acto institucional en el que se entregan las distinciones de la Generalitat y, a cuyo término, se entonan los himnos de la Comunitat Valencia y de España.

Fue en ese momento en el que sonaba la Marcha Real, cuando una mano con cuatro dedos extendidos emulando la 'cuatribarrada' emergía entre los invitados puestos en pie en el Salón de Cortes. Se trata de la actriz y diputada en el Congreso de los Diputados de Podemos, Rosana Pastor, que así permaneció hasta que concluyó la interpretación. Por su parte, la secretaria autonómica de Hacienda y miembro de Compromís, Clara Ferrando, también optó por sentarse durante la interpretación del himno nacional, aunque había permanecido en pie cuando sonaba la obra del maestro Serrano.

Por su parte, entre las ausencias más significativas en el acto estuvo la del director general de Comercio y componente de la coalición nacionalista, Natxo Costa. Sin embargo, sí que acudió a la procesión cívica que se celebraba a continuación por las calles de Valencia y, además, lo hacía tras la pancarta en la que se podía leer «#TracteJust», en referencia a la reivindicación de una mejora en la financiación procedente del Estado hacia la Comunitat Valenciana.

Estos comportamientos no pasaron desapercibidos entre los asistentes, que los comentaron a la salida del acto, ya que el circuito cerrado de televisión no ofreció planos de estos episodios. De hecho, dejaron en un segundo plano las anécdotas habituales en años anteriores, en los que las tensiones política no eran equiparables a las de esta ocasión.

La situación de Cataluña y la posible declaración de la independencia por el presidente Carles Puigdemont era comentada con preocupación tanto por responsables políticos no nacionalista, así como empresariales, sindicales y de organizaciones sociales de diverso ámbito.

La reaparición de Zaplana

En otro orden de cosas, el acto dejó la reaparición del expresidente de la Generalitat Eduardo Zaplana, después de una larga temporada alejado de la vida pública. Al margen de los asistentes habituales, este año se estrenaba en el acto el presidente del Valencia Club de Fútbol, Anil Murthy. Por otra parte, el rumor de conversaciones habitual en la cita se veía esta vez interrumpido por los invitados que se fotografiaban con carteles de 'Pobresa Cero' y coreaban el nombre de este colectivo de asistencia social, galardonado este año.

La cantante Soledad Giménez, exvocal de Presuntos Implicados y miembro del Consell Valencià de Cultura, mostró su emoción ante el galardón a Joan Manuel Serrat y aplaudió en pie al cantautor catalán. De hecho, muchos fueron los asistentes que buscaron encontrarse con él y hacerse un 'selfie', aunque no todos lo lograron, ya que el 'nano de Poble Sec' demostró su buen estado de forma para salir del patio gótico repartiendo sonrisas a paso ligero.

Inesperada resultó la aparición con un par de maletas de la premiada María Blasco, distinguida al Mérito Científico, que llegó del AVE directamente al acto. Por su parte, Adela Cortina se marchó pronto al tener que salir esa tarde precisamente hacia Barcelona, para impartir una conferencia sobre la pobreza.

La copa que cierra los actos contó en esta ocasión con menos personalidades que años anteriores, aunque volvieron a ser centenares los valencianos que participaron en el almuerzo y aprovecharon el pasamanos para saludar a los miembros del Consell y trasladar sus opiniones dentro de la formalidad.

Fotos

Vídeos