Camps sigue en la agenda política

El periodista Arcadi Espada junto a Francisco Camps, expresidente de la Generalitat, en la presentación de ayer. / Consuelo Chambó
El periodista Arcadi Espada junto a Francisco Camps, expresidente de la Generalitat, en la presentación de ayer. / Consuelo Chambó

Diputados, senadores y exdirigentes del PP acuden a la presentación del libro 'Un buen tío', de Arcadi Espada. El autor de la novela destaca que la sociedad ya había juzgado al expresidente de la Generalitat antes de que se dictase el veredicto del juicio de los trajes

A. C.

El periodista Arcadi Espada congregó ayer a algo más de 200 personas en la presentación de su libro, 'Un buen tío', que cuenta el primer periplo judicial de Francisco Camps, expresidente de la Generalitat. Pese a que el exdirigente popular no quiso hacer declaraciones todas las intervenciones del acto fueron en torno a su persona.

Al evento organizado por Foro de Opinión Cívico de la Comunitat Valenciana acudieron, además del propio Camps, varios representantes del PP. Entre ellos, Alejandro Font de Mora, exconseller del Ejecutivo que encabezó Camps y actual vicepresidente de Les Corts, el diputado y expresidente provincial Vicente Betoret, el senador Pedro Agramunt, el concejal Alfonso Novo, Jesús Lecha, exjefe de gabinete del expresidente Alberto Fabra, otros exparlamentarios y cargos populares. También estuvo presente el exconseller y expresidente de Les Corts Juan Cotino, la analista política Cristina Seguí, Vicente Garrido, expresidente del Consell Jurídic Consultiu, así como representantes de diferentes ámbitos de la sociedad.

La obra de Espada se centra exclusivamente en la causa de los trajes de la que el expresidente salió absuelto, así como los hechos previos y el tratamiento informativo del mediático caso. El periodista fue muy contundente con sus argumentos y destacó que en esta ocasión el periodismo y la justicia «no cumplieron su deber». Sobre esta base Espada siguió desarrollando el resto de razonamientos de una obra que se ha publicado este mismo año, aunque haya trabajado en ella durante más de cinco. Espada insistió en que la sociedad española ya tenía una opinión sobre este juicio antes de que hubiera finalizado el juicio y que esto provocó que aunque Camps fuera absuelto se convirtiese en un «cadáver político» por una justicia paralela. El columnista también apuntó que la verdad es algo muy complicado y difícil de trasmitir y lo que se intenta, en juicios tan mediáticos como el de los trajes, es presentar la versión más acertada. Algo que cree que no siempre se cumplió.

La última aparición pública de Camps fue en Madrid a principios de marzo, cuando el expresidente de la Generalitat compareció en el Congreso en la comisión que investiga la corrupción de los populares y, al día siguiente, cuando declaró en la Audiencia Nacional en calidad de testigo. Esta última aparición de ayer en Valencia en un ambiente diferente constata que Camps sigue estando presente en la agenda política de la Comunitat.

Fotos

Vídeos