El Botánico vota dividido de nuevo por las ayudas a la patronal y sindicatos

Manolo Mata (PSPV), junto a Antonio Montiel (Podemos) y Fran Ferri (Compromís). / EFE/Kai Försterling
Manolo Mata (PSPV), junto a Antonio Montiel (Podemos) y Fran Ferri (Compromís). / EFE/Kai Försterling

Compromís y Podemos apoyan junto al PP y Cs tomar en consideración la propuesta de reforma mientras que el PSPV se opone en solitario

A. CERVELLERA VALENCIA.

La ley que regula las ayudas económicas que reciben los sindicatos y las asociaciones empresariales fue aprobada la anterior legislatura con un gran consenso parlamentario y con sólo la abstención de uno de los grupos. La imagen de que una mayoría de los partidos de la cámara respaldase la iniciativa se repitió ayer en la votación de la toma en consideración de modificar la ley pero en este caso en vez de una abstención hubo un voto en contra, el de los socialistas. Una situación que llevó a que los partidos que firmaron el Acuerdo del Botánico (PSPV, Compromís y Podemos) votasen en dos bloques opuestos, tal y como ha sucedido en otras ocasiones en esta legislatura.

La votación que suponía que la reforma superase su primer trámite parlamentario fue respaldada por el PP, Ciudadanos, Compromís y Podemos. Los dos partidos de izquierdas fueron muy críticos con la iniciativa presentada por los populares pero decidieron votar a favor para poder continuar negociando y debatir una norma que consideran que puede mejorarse. La postura de Compromís y Podemos es contraria al criterio que se defendía desde el Consell, que apuesta por no modificar la norma. Esta posición sí que la abanderó el PSPV con su voto en contra de la toma en consideración.

La intención del PP era que esta iniciativa se tramitase por el procedimiento de lectura única. Un movimiento que habría llevado a los populares a introducir todas las reformas de la ley que presentó. Sin embargo, pese a que se aprobó ayer modificar la norma, no se adoptó el mecanismo, por lo que las reformas que se impondrán en las próximas semanas pueden ser diferentes a las que propone el PP. El objetivo de la formación es que las ayudas que reciben en la actualidad los sindicatos y las organizaciones empresariales se repartan entre un mayor número de actores. En la actualidad las subvenciones recaen principalmente en la patronal valenciana y en los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT.

Fernando Pastor, diputado del PP encargado de defender la iniciativa, aseguró que esta propuesta tiene «espíritu constructivo» y busca «romper desequilibrios, minimizar las diferencias en el trato» a las organizaciones empresariales y sindicales y «no dejar a nadie fuera». Además, pidió a los grupos que no caigan en el «inmovilismo» para integrar dentro de las ayudas a otras asociaciones menores como el Sindicato Independiente, Intersindical, USO y CSIF. Pastor destacó que es necesario abrir la puerta «para que todos los actores sociales, y no solo algunos, quepan».

Manolo Mata, portavoz del PSPV, criticó a los populares por presentar una propuesta que calificó de «revancha» contra la patronal por apoyar la manifestación por una financiación justa que contó con el respaldo de más de 100 asociaciones civiles y de todos los partidos menos el PP. «Quieren reventar el sistema sindical y empresarial de la Comunitat», aseveró Mata, quien afirmó que los populares son «la vanguardia del sistema más coactivo de las libertades y derechos».

Antonio Montiel, parlamentario de Podemos, reprochó al PP que sienta ahora «pena» por los sindicatos minoritarios a los que «despreciaba» cuando gobernaba, mientras que Compromís, a través de su portavoz Mireia Mollà, subrayó que en realidad «no se quiere cambiar absolutamente nada» ni hay «ninguna intención de incluir a nadie» por parte del PP. Por su parte, el diputado de Ciudadanos Antonio Woodward alertó al PP de que «su tiempo se ha acabado y sus políticas ya no son viables».

UGT defiende las ayudas

Tal y como avanzó LAS PROVINCIAS, desde UGT siguen firmes en defender las ayudas al considerar que son las subvenciones que les corresponden e incluso han llegado a amenazar con demandas a los sindicatos minoritarios si continúan su ofensiva contra ellos. Además, recordaron que ya hay una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comuntiat que les da la razón.

Más

Fotos

Vídeos