El Botánico tropieza de nuevo con la misma piedra

En otros casos, las iniciativas legislativas se aprueban como anteproyectos con mucho por concretar

D. Burguera
D. BURGUERAValencia

En 'El halcón maltés', Dashiell Hammet incluyó un cuento donde un tipo de vida rutinaria y convencional sufre una especie de revelación a causa de un accidente (casi le aplasta una viga), lo que le empuja a dejarlo todo y darse a una nueva vida, donde acaba volviendo a las mismas rutinas que en la primera. En el caso de las leyes confeccionadas por los integrantes del Pacto del Botánico, no es la primera vez que sus normativas son inaplicables por colisionar con leyes de rango superior. Desde el Gobierno central se han presentado recursos de inconstitucionalidad afrente a varias leyes valencianas en lo que va de legislatura, como recientemente se anunció respecto a la ley de revocación de senadores territoriales. Desde la Conselleria de Transparencia también se ha dado un paso atrás en un par de borradores, como con la normativa que pretendía impedir que concursasen en licitaciones las empresas que operasen en paraísos fiscales, o el proyecto para poner en marcha un buzón de denuncias de supuestas irregularidades, por incorporar un modo de convertir en anónimo al denunciante que también choca con la legislación nacional. Tropiezos con las mismas piedras.

En otros casos, las iniciativas legislativas se aprueban como anteproyectos con mucho por concretar. Es el caso de la Ley de Memoria Democrática, a la cual el Consell dio el visto bueno como anteproyecto en noviembre. El pasado mes de mayo, el catedrático Carlos Flores Juberías reveló en Les Corts que el proyecto no fija quiénes son las víctimas, qué derechos se defienden y en qué territorio se actuará. Una y otra vez, se repite la misma historia.

Temas

Consell

Fotos

Vídeos