Bonig tacha las ayudas a la CEV, UGT y CC OO de «privilegios franquistas»

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig. / j. signes
La presidenta del PPCV, Isabel Bonig. / j. signes

La síndica del PP arremete contra el Consell por mantener en los presupuestos del próximo año las subvenciones a los sindicatos y la patronal

BURGUERA VALENCIA.

Isabel Bonig no renuncia a una partida en la que está poniendo mucho en juego. La síndica del PP anunció hace un mes una fuerte apuesta contra las subvenciones a los sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO) y la patronal CEV. El órdago lo lanzó la presidenta de los populares valencianos después de celebrarse la manifestación del 18N contra la infrafinanciación de la Comunitat, movilización que supuestamente lideraron estos tres agentes sociales (respaldados por el tripartito). El malestar entre Bonig y la patronal, que se arrastra desde hace meses, cristalizó en un proyecto de ley para modificar el reparto de las ayudas, millones de euros, que recalan en UGT, CCOO y CEV. La síndica presentó esa propuesta el pasado míércoles. Ayer no solo vio la apuesta, sino que la redobló. No sólo le parece que hay que modificar el reparto de subvenciones, sino que además califica el actual modelo, producto de una ley aprobada por el Consell anterior, como una prolongación de «privilegios franquistas». Así lo señaló ayer, en Les Corts, y al presidente de la Generalitat, Ximo Puig se le abrieron los ojos como un dos de oros, arrojó el bolígrafo sobre la mesa de su escaño y miró incrédulo a la vicepresidenta Oltra, igualmente desubicada ante el envite de la líder de la oposición.

Bonig, durante la explicación del voto negativo de su grupo parlamentario a los presupuestos de la Generalitat del año próximo (que finalmente han sido aporbados con los votos del tripartito), se dirigió ayer a los socialistas para preguntarles «cómo van a explicar a los valencianos que el Consell mantiene privilegios franquistas dando subvenciones directas a los sindicatos más representativos y a la patronal, y en cambio no se las den a Cáritas, a Cruz Roja o a la Casa de Caridad que han estado al lado de quienes más los más necesitados, de los que no tienen techo». La síndica del PP se refirió así al millón de euros que las cuentas del Consell incluyen como ayudas a UGT, CCOO y a la patronal CEV, en virtud de la Ley de Participación que los populares han propuesto modificar para que las subvenciones no recalen únicamente en estos agentes sociales. «¿Cómo le explican a la gente que den una subvención directa a Baltasar Garzón, que está expulsado de la carrera judicial por el delito más grave que puede cometer un juez, que es la prevaricación, y no a Cruz Roja?», preguntó Bonig, quien afirmó que · «el Consell está en funciones y el cambio político empieza ya», porque «el PP es un partido transversal, y no apoyamos estos presupuestos porque no preguntamos a nadie ni a quién besa, ni a quién reza, ni qué educación elige para sus hijos ni qué lengua escoge para expresarse».

Fotos

Vídeos