Bonig recuerda que la decisión sobre los ediles es de Génova

E. P. VALENCIA.

La presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, remarcó ayer que es el PP nacional el que «tiene que resolver» sobre la situación de los concejales del PP en el Ayuntamiento de Valencia que están investigados en la 'operación Taula' «y sin duda alguna resolverá», garantizó.

Bonig, tras reunirse con el Comité de empresa del Colegio Sagrada Familia de Elda, recordó al respecto que el expediente informativo sobre los concejales investigados se está instruyendo en Génova, sede del PP nacional.

«Ya hemos manifestado sobradamente la postura del PPCV, ese expediente está en Génova y el partido nacional es el que tiene que resolver y sin duda alguna resolverá», recalcó. Además, subrayó que la investigación sobre la operación Taula «está en sede judicial y los tribunales decidirán».

Nueve de los diez concejales del grupo popular en el Ayuuntamiento de Valencia se encuentran suspendidos de militancia como consecuencia de esta investigación judicial.

El informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de 200 páginas apunta a que la intervención del ex vicealcalde de Valencia Alfonso Grau fue «determinante» para desarrollar trabajos de la campaña electoral del PP en la ciudad por un importe «muy superior» al legalmente establecido y «financiarlos de manera irregular mediante el uso de distintas dinámicas de ingresos de fondos». El escrito sitúa a Grau como uno de los «principales intervinientes en los hechos» y junto a él señala también como «determinante» la participación de «su amigo» Vicente Sáez, el administrador de Laterne ya que se sirvió de su estructura empresarial «para alcanzar el objetivo de financiar de forma irregular los citados trabajos desarrollados (...) velando por el origen de los fondos, impidiendo su fiscalización y permitiendo con ello que se superase el techo de gasto sin reflejo en la contabilidad electoral».

Fotos

Vídeos