Bonig se compromete a impulsar un plan industrial para atraer inversiones

La presidenta popular aspira a fortalecer el tejido empresarial valenciano y pretende eliminar el impuesto medioambiental

REDACCIÓN

valencia. La presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, se ha comprometido a impulsar un plan industrial para que la Comunitat Valenciana vuelva ser polo de atracción de inversiones y para fortalecer un tejido empresarial que «ha salido de la agenda del Consell».

La líder de los populares valencianos se ha expresado en estos términos tras mantener una reunión de trabajo con la patronal cerámica Ascer con quienes ha coincidido en la necesidad de poner en marcha mecanismos autonómicos encaminados a defender la potencia de las empresas valencianas en el mercado internacional y en prestarles el apoyo necesario para que sigan siendo una referencia nacional e internacional en un mercado cada vez más globalizado, según señalaron ayer fuentes populares.

Isabel Bonig lamentó que mientras los empresarios están abogando por herramientas que devuelva a la Comunitat Valenciana a su posición de liderazgo en la UE como nodo empresarial e industrial, «otros estén pensando en limitar su potencia y su capacidad de internacionalización con una tasa como la del sector cerámico, un impuesto medioambiental modificado en el proyecto de Ley de Acompañamiento de 2017 con el voto a favor de Podemos como proponente, PSPV y Compromís».

Por ello, Bonig calificó de «escandaloso» que con el nuevo impuesto los tipos de gravamen se hayan incrementado desde un 320% hasta un 733% y recordó que el grupo parlamentario del PP ya ha presentado una proposición de ley para derogar la tasa sobre la eliminación de residuos, que «castiga duramente y de manera especial al sector cerámico de Castellón».

La presidenta de los populares valencianos puso de manifiesto que «a quienes generan riqueza y empleo el Consell de Puig y Oltra los castiga con impuestos». En este sentido, la portavoz parlamentaria del PP aseguró que el «tasazo a la cerámica» afecta «negativamente» a la competitividad de las empresas castellonenses y castiga a uno de los principales motores de la economía valenciana que crea más de 15.000 empleos directos y 7.000 indirectos.

La reunión de este jueves se enmarca en la ronda que la presidenta del PPCV está manteniendo con los diferentes agentes empresariales de la Comunitat Valenciana para «conocer, asumir y defender las necesidades de los sectores valencianos» y poder contribuir a su impulso y desarrollo mediante propuestas e iniciativas que nazcan de sus propios planteamientos.

Isabel Bonig se reunió hace hoy justo una semana con el presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), Salvador Navarro, ante quien se comprometió a afrontar una rebaja de impuestos -entre los que se encuentra el impuesto medioambiental- con el fin de convertir el territorio valenciano en «un polo de atracción de inversiones».

Fotos

Vídeos