Blanquerías se olvida de pedir plazo para primarias

La líder del PSPV de Valencia ciudad, Sandra Gómez. / jesús signes
La líder del PSPV de Valencia ciudad, Sandra Gómez. / jesús signes

El retraso complica la hoja de ruta marcada para poder tener perfilados todos los carteles electorales antes de que empiece el verano El PSPV aún no se ha dirigido a Madrid con ninguna propuesta

JC. FERRIOL MOYA

valencia. Las primarias. El procedimiento vigente en algunos partidos, entre ellos el PSOE, para elegir a sus carteles electorales y a sus líderes orgánicos, ha sido objeto de distintos debates. En ocasiones se ha considerado que el debate entre los aspirantes a un puesto de un mismo partido terminaba ofreciendo imagen de división. En otras, la apertura que implicaba la participación de toda la militancia en un proceso se perfilaba como refuerzo de la democracia interna.

La que se ha terminado imponiendo es la que conjuga el paso adelante que supone llamar a afiliados a simpatizantes -si son primarias abiertas- a participar en los procesos de decisión interna con la necesaria vigilancia de las formas para que la discusión no termine arruinando las expectativas electorales.

En cualquier caso, la apuesta por las primarias se mantiene. Y el PSPV, como el PSOE, elige a sus cabeza de lista electorales con este procedimiento. No existe una excepción como tal, pero se sobreentiende que en los municipios en los que ya se gobierna, el alcalde es el que se convierte en candidato a la reelección -aunque no es una norma establecida ni impide que se presente un candidato alternativo-.

Las primarias son un mecanismo que necesita, además de unos candidatos, un calendario para su puesta en marcha. El funcionamiento de este proceso indica que, de cara a las elecciones municipales y autonómicas de 2019, son las direcciones nacionales las que deben dirigirse a la federal -Ferraz- para que ésta apruebe los plazos para la celebración de ese mecanismo.

Los socialistas andaluces ya han puesto en marcha su proceso de primarias para elegir a sus carteles electorales. Sólo se celebrarán primarias en 10 de los 82 municipios de más de 20.000 habitantes. La votación se celebrará el 17 de junio, y si ningún aspirante alcanza el 50%, habrá una segunda vuelta el 24 de junio.

¿Y Blanquerías? La dirección del PSPV no se ha puesto en contacto con Ferraz para dar luz verde al calendario de primarias. Ni para las elecciones autonómicas -resulta improbable que se discuta a Ximo Puig la condición de aspirante a la reelección- ni para las municipales.

Los interrogantes

Y en este segundo caso resulta algo más chocante. Es cierto que los socialistas valencianos lograron en 2015 un resultado electoral que les ha permitido alcanzar un buen número de alcaldías. Pero también lo es que el PSPV no tiene definidos sus carteles electorales en algunas de las principales capitales valencianas. Es el caso de Valencia -aunque Sandra Gómez parte con ventaja-, Alicante -tras la pérdida de la alcaldía y el varapalo a Eva Montesinos- , o incluso Elche -gobierna Carlos González pero el nuevo líder local del PSPV, el exalcalde Alejandro Soler, ha dejado en el aire si optará a encabezar la lista de su partido a la alcaldía-.

No contar con un calendario significa, sí o sí, que las primarias para elegir candidatos en el PSPV se retrasarán. Los socialistas andaluces tienen calendario y ultiman ya el proceso. Los socialistas valencianos no tienen calendario ni se han dirigido a la dirección federal para solicitarlo.

¿Qué consecuencias tiene ese retraso? Blanquerías pretendía tener perfilados sus carteles electorales antes del verano. Entre otros motivos, porque de esta manera los aspirantes a alcalde que no fueran conocidos dispondrían de algo más de tiempo para ganar en visibilidad. Sin un calendario fijado, las posibilidades de que esa elección se produzca antes de verano se complican. Y el margen para que los vencedores de las primarias hagan campaña se reduce.

Fotos

Vídeos