Blanquerías y Ferraz se pelean por 169 afiliados a las puertas de las primarias

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, junto al presidente Ximo Puig. / J. MONZO
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, junto al presidente Ximo Puig. / J. MONZO

La dirección federal y la autonómica discrepan sobre si los nuevos inscritos deben participar en los procesos internos

A. C./ B. F. VALENCIA.

Las primarias comarcales del PSPV que tendrán lugar el próximo domingo en la Comunitat han encontrado un importante escollo que puede dejar en el aire un proceso orgánico de una importante relevancia. La dirección federal encabezada por Pedro Sánchez y José Luis Ábalos se enfrentó ayer a la Ejecutiva del presidente Ximo Puig por el alta de 169 afiliados que se ignora si finalmente podrán participar en las votaciones socialistas.

Desde Blanquerías se denunció ayer más de 150 altas que consideraron sospechosas por haberse formalizado después de haber comenzado el período congresual que arrancó con las primarias que enfrentaron a Pedro Sánchez y Susana Díaz. Unas nuevas afiliaciones que fuentes del PSPV provinciales aseguraron que la dirección federal ha confirmado que no existen. «No hay nuevas altas» insistieron desde la formación a este periódico. Además, se recordó que los censos oficiales no deberían ser conocidos por ningún miembro del partido ya que llagarán a las diferentes regiones hoy.

Mañana se reúne el Comité de Garantías

El Comité de Garantías del PSPV-PSOE ha aplazado a mañana la reunión prevista para analizar el censo del partido de cara a las primarias locales y comarcales que se celebran este fin de semana, tras haberse detectado un total de 169 nuevos afiliados con derecho a voto.

La reunión estaba prevista para hoy pero por cuestiones de agenda de los miembros de este órgano se ha aplazado a mañana, han informado a EFE fuentes del partido.

El censo para participar en las primarias se cierra cuando empiezan los procesos congresuales, en este caso el 1 de abril de 2017, cuando el comité federal convocó el proceso en el que se eligió a Pedro Sánchez como secretario general del PSOE.

Este censo es el que debe regir para el resto de convocatorias, tanto autonómica, como provincial, comarcal y local.

Ferraz considera que la resistencia de la dirección autonómica de los socialistas evidencia «nerviosismo» porque «no tienen claro» si ganarán o no los candidatos más próximos a Puig. Hace ya un mes, el portavoz del PSPV, Jorge Rodríguez, hizo un llamamiento a que las primarias «no se conviertan en una guerra» entre los militantes socialistas valencianos. Desde Blanquerías se apela a los estatutos y se interpreta que las normas del partido impiden que los afiliados incorporados a través de internet, al margen de las diferentes agrupaciones comarcales, puedan participar ahora en una votación para la cual los censos quedaron cerrados en abril del año pasado.

La cúpula autonómica asegura que los estatutos impiden las nuevas incorporaciones

La incertidumbre es de tal calibre que la pelea entre la dirección nacional y autonómica se produce por una cantidad de potenciales votantes que apenas suponen el 1% de las bases del PSPV. «Si nos regimos con estatutos y reglamentos, de lo que se trata es de cumplirlos y ya está», recuerdan desde el entorno de la Secretaría General del PSPV. En Blanquerías señalan que «estas situaciones también se han dado en otras zonas de España», y recuerdan que esos afiliados directos que defiende Ferraz que participen «tienen unos derechos distintos a los militantes que se inscribieron en el partido a través de una agrupación concreta y que pagan unas cuotas más altas».

Fuentes de la Ejecutiva de los socialistas valencianos indican que hace semanas se dirigieron a la dirección nacional para dejar constancia que los afiliados directos que posteriormente se han inscrito en las diferentes agrupaciones comarcales no pueden votar porque se inscribieron «después de que se iniciasen los procesos de elección», un argumento que Ferraz no comparte. En Blanquerías se subraya que esta situación puede provocar un enfrentamiento entre las bases del partido el próximo fin de semana, cuando se producirán las votaciones para elegir a los líderes orgánicos de la formación, unas primarias de alta tensión en las cuales cada voto cuenta y ante lo cual un centenar de militantes se ha convertido en un motivo delicado.

Tensión en Valencia

Las primarias en la ciudad de Valencia, que orgánicamente está considerada una comarca, se vislumbran especialmente tensas. En una plaza de tal relevancia son más de cincuenta los afiliados de última hora que ha contabilizado Blanquerías, unas altas que podrían ser imprescindibles para decantar la balanza. En la capital son dos las listas que se enfrentarán. Una encabezada por Sandra Gómez, portavoz del PSPV en el Ayuntamiento de Valencia y persona cercana a las tesis que representa Puig, y otra liderada por Maite Girau, concejal en la ciudad y persona de la máxima confianza de Ábalos que se presenta como la continuación del proyecto de Pedro Sánchez. Los márgenes de la vencedora del proceso se prevén muy estrechos.

Fotos

Vídeos