Betoret presiona a Génova para celebrar tras el verano el congreso del PP de Valencia

Reunión de la directiva provincial del PP, el pasado mes de abril. Contelles, segunda por la derecha, y Betoret, sonriente, en el centro. / I. MARSILLA
Reunión de la directiva provincial del PP, el pasado mes de abril. Contelles, segunda por la derecha, y Betoret, sonriente, en el centro. / I. MARSILLA

La dirección regional y la nacional prefieren retrasar una elección que los candidatos a presidir la provincia desean que sea cuanto antes

BURGUERA MOLANO VALENCIA.

Los que fueran candidatos a la presidencia del PP en la provincia de Valencia lo siguen siendo. Y mucho, según fuentes vinculadas a la dirección autonómica y a la nacional, que ven con preocupación cómo la terna de aspirantes continúan mirándose de reojo. A pesar de que Fernando Martínez Maillo, número tres del partido a nivel nacional, asegurase la semana pasada que todo estaba tranquilo y pacificado, parece tratarse más de un deseo que de una realidad. Fuentes del PP aseguraron a este periódico que Vicente Betoret, el que fuera presidente de los populares en Valencia hasta que Génova decidió cortar por lo sano y establecer una gestora, se ha dirigido a altos cargos de Génova con la intención de presionar para que el congreso provincial se celebre después del verano. Posiblemente, Betoret no haga otra cosa que reclamar la promesa por la cual abandonó su despacho de presidente provincial.

El expresidente habría recordado a los dirigentes nacionales que aceptó la gestora sin hacer ruido porque a cambio se le aseguró que el congreso se celebraría después del verano. Sin embargo, ni Génova ni en la sede del PPCV tienen prisa. Están bien con la gestora que preside Rubén Moreno. Fuentes de los populares en la Comunitat consideran que «si las cosas siguen como están» no habrá congreso ni en septiembre, ni en octubre, ni en noviembre, como mucho, en diciembre». Y es que, según las mismas fuentes, ninguno de los tres candidatos asume que ya no están en proceso de elecciones internas.

En Génova no están dispuestos a disolver la gestora si no está todo bien atado; es decir, que si las candidaturas no están dispuestas a llegar a acuerdos para evitar «lío», desde Madrid prefieren que siga la gestora. Fuentes cercanas a la cúpula directiva del PPCV admiten que, de no celebrarse en diciembre o, como mucho, enero, es probable que el congreso quede pospuesto hasta después de las elecciones de 2019. El planteamiento de ese escenario por parte de la dirección que preside Bonig es un modo de presionar a los candidatos para que lleguen a un acuerdo.

¿Y es posible alcanzar ese punto en común? Según la tercera candidata en discordia, la exalcaldesa de la Font de la Figuera, María José Penadés, es harto complicado que sus dos rivales en la carrera por la presidencia provincial -Betoret y la portavoz popular en la Diputación de Valencia, Mari Carmen Contelles- entierren el hacha de guerra y reine un clima de paz durante y después de un futuro congreso. Por eso, como aseguró ayer a este periódico, se ofrece para mediar entre ambos: «Que sepan que aquí estoy. Es un punto de más para que salga adelante el congreso. Debemos unir fuerzas para ganar las elecciones autonómicas en 2019». Penadés, que aprovecha la coyuntura para reclamar mayor visibilidad y erigirse como la solución a los problemas del partido en la provincia de Valencia, confirmó que nada más se convoque el congreso provincial registrará su candidatura: «Me veo con posibilidades. A pesar de estar la campaña suspendida, no levanto el pie del acelerador. Después, gane o no gane, me van a tener siempre. Con mi experiencia puedo aportar bastante al partido».

La confirmación de la ex primera edil del municipio de La Costera llegó pocas horas después de que Vicente Betoret hiciera lo propio ante la llamada de la cadena SER y un día más tarde de que lo anunciara Mari Carmen Contelles en el mismo medio de comunicación. Ambos corroboraron que serán los otros aspirantes a la presidencia e hicieron un llamamiento para que el congreso provincial se celebre lo antes posible. Betoret aseguró que la intención de la gestora que en estos momentos dirige el partido en la provincia también es la de acelerar el proceso congresual y pidió que se le deje trabajar. Aún así, señaló que lo ideal es que la asamblea se convoque en septiembre para su celebración en octubre.

Como no todo iban a ser rosas, el diputado autonómico discrepó con Contelles, quien había solicitado acabar todos los congresos, incluidos los locales, en el primer trimestre de 2018, para empezar después a preparar la cita electoral del 2019. Betoret no está de acuerdo con esta idea. Piensa que son procesos distintos y que ya se puede empezar a actuar en clave electoral. «Si queremos ganar las elecciones y recuperar el gobierno de las instituciones no podemos condicionarlo a nada. Ni tan siquiera a los congresos. Son dos cosas que deben funcionar de manera paralela. Trabajar para conseguir mayorías suficientes que nos garanticen volver a la gestión de las instituciones y trabajar en la renovación de las estructuras».

Contelles, por su parte, pidió celeridad en la celebración del congreso, destacó que el proceso «está bastante calmado» y marcó como límite temporal para que se lleve a cabo el primer trimestre de 2018. Cree que es lo más conveniente para dar margen a que concluyan todos los procesos internos del PP de la provincia, de cara, además, a tener ya claros quiénes serán los cabezas de lista para los próximos comicios autonómicos, como señaló a la SER.

La portavoz popular en la Diputación de Valencia defendió también que los afiliados tienen derecho a votar como ya se ha hecho en otras provincias. Un hecho que, para ella, es necesario con el fin de reforzar el partido y conseguir, indicó, que las instituciones sean del Partido Popular en 2019.

Fotos

Vídeos