Benavent sugiere que su testaferro se quedó dinero de la venta de un ático en Xàbia

El exgerente de Imelsa, en su visita a los juzgados. / irene marsilla
El exgerente de Imelsa, en su visita a los juzgados. / irene marsilla

El exgerente critica las trabas del Gobierno para investigar y recuerda que fue el exdiputado Serra quien le propuso invertir en las renovables

A. G. R.

valencia. Marcos Benavent acudió a la Ciudad de la Justicia para contrarrestar la última declaración de uno de sus testaferros, José Estarlich. Este compareció recientemente para explicar que era un hombre de paja al frente de las empresas y que desconocía los tejemanejes que llevaba el que fuera gerente de Imelsa. Benavent ofreció ayer ante el juez otra imagen bien diferente de Estarlich. Entre otras cuestiones, señaló que era conocedor de la actividad delictiva e incluso sugirió que se quedó dinero de la venta de un ático en Xàbia. Indicó al juez que por ese lujoso apartamento dúplex le ofrecieron cerca de un millón de euros, pero que finalmente se vendió por 295.000 euros. Tras pagar la hipoteca y realizar otra transacción, Benavent calcula que quedaron unos 100.000 euros. Se ignora el destino.

A la salida, Benavent ofreció su habitual rueda de prensa. A su ya de por sí particular aspecto, incorporó ayer unos grilletes como pulsera. «Para ir acostumbrándome», bromeó. El gerente de Imelsa negó que fuera el artífice de que se cobraran subvenciones por duplicado en la empresa pública, y rechazó que fuera él quien sacó 146.000 euros de las cuentas sin ninguna justificación, tal y como recoge un informe de la Intervención General del Estado.

La empresa Spartaki se dedicaba a las plantas de energías renovables. «El negocio era a 25 años. El banco te presta un dinero para hacer la planta y a partir de los 12 ó 13 años, hasta los 25, es rentable», indicó. Llama la atención que otros altos cargos del PP también decidieran en su día invertir en esta opción. «La idea de crear esta empresa me la dio David Serra», concretó. La mayoría de las sociedades de este tipo se crearon en el mismo despacho de abogados, el de Pedro Porcel, íntimo del exvicepresidente Gerardo Camps.

Tras su declaración ante el juez, Benavent se reunió con el fiscal «para comentar cómo van las cosas». «Hacía tiempo que no hablábamos y hemos comentado la declaración. Nada nuevo en el horizonte», afirmó. La causa avanza con cierta lentitud, en parte, por la falta de un refuerzo en el juzgado. El Ministerio rechazó la medida, aunque luego rectificó. En este sentido, el exgerente criticó el poco interés del Gobierno por investigar de manera firme y decidida. «Todo son trabas. Aquí se ve que no interesa que la gente diga la verdad y se hable de corrupción».

Fotos

Vídeos