Benavent señala que en la Diputación hay 'zombies' «toda la vida»

Marcos Benavent/ jesús signes
Marcos Benavent / jesús signes

El exgerente de Imelsa declara en Sagunto ante el juez del caso Avialsa que Rus le ordenó despedir a 70 personas

EP VALENCIA.

Marcos Benavent continúa penando a lo largo y ancho de la Comunitat sus delitos y faltas. Actualmente acude a un geriátrico para realizar trabajos sociales tras su condena por delitos contra la seguridad vial. Ayer abandonó las tareas de jardinería y mantenimiento del recinto social para declarar en Sagunto. El exgerente de la empresa pública Imelsa, autodenominado 'yonki del dinero', compareció ante el juez del conocido como caso Avialsa. En su declaración insistió en que en la Diputación de Valencia había 'zombies' (personas que cobraban por no ir a trabajar a la corporación provincial) durante su etapa en la corporación, algo que, según ha subrayado, ha sido así «toda la vida», según fuentes conocedoras de su intervención en la sala.

Benavent estaba citado a declarar en el Juzgado de Instrucción número 2 de Sagunt en calidad de investigado, en una de las piezas que se siguen del caso Avialsa, derivada de la investigación de los contratos de extinción de incendios de la Generalitat.

A Benavent se le decidió investigar después de que Emilio Máñez, mano derecha del exalcalde de Quartell, Francisco Huguet, afirmase en una declaración que cobraba un sueldo de la Diputación de Valencia sin ir a trabajar a la institución provincial. Tanto Huguet como Máñez están también investigados en esta pieza. El exgerente de Imelsa insistió ante el juez lo que ya ha manifestado en otras ocasiones en otras comparecencias judiciales vinculadas con el conocido caso Imelsa: que en la Diputación se contrataban personas que no iban a trabajar. También contó que cuando llegó a la Diputación de Valencia, en julio de 2007, el expresidente de la corporación Alfonso Rus (PP) le dijo que tenía que despedir a 70 personas. Y así se lo trasladó él al responsable de personal, si bien ayer aclaró que él no sabía de quién se trataba.

La mayoría de los «colocados» posteriormente respondería a cuestiones de afinidad con el partido o amistad con Rus. Todavía es una incógnita el futuro de toda esta investigación. Actualmente el juzgado de Instrucción 18 de Valencia mantiene abierta una causa por este tipo de contrataciones ficticias. Rus figura entre los imputados por permitir e impulsar estas prácticas en el seno de la empresa pública. Una de las posibilidades podría ser la acumulación de las diligencias. El papel de Huguet y Máñez se analiza con detalle en la trama urbanística del caso Avialsa, donde está por esclarecer el papel de Benavent.

Fotos

Vídeos