Benavent y colaboradores de Castellano, citados por otro zombie en Imelsa

El juez de Sagunto que investiga el caso Avialsa llama a declarar a los tres investigados porque Máñez cobró sin trabajar en la empresa pública

A. RALLO

valencia. La conexión entre los casos Imelsa y Avialsa se ha materializado en el juzgado de Instrucción 2 de Sagunto. El próximo 8 de marzo han sido citados el exgerente de Imelsa, Marcos Benavent, y los dos colaboradores de Serafín Castellano implicados en el caso Avialsa. Se trata de Francisco Huguet, exalcalde de Quartell y el que fuera su mano derecha, Emilio Máñez. Este último, en una sorprendente declaración judicial, admitió que era uno de los zombies de Imelsa, es decir, que cobraba de la empresa pública sin desempeñar ninguna tarea. También declarará como testigo Rafael Soler, que representa al PP en el consejo de administración de Divalterra, la nueva Imelsa.

Máñez fue designado coordinador de brigadas ( 1.500 euros al mes). Sin embargo, se dedicó a asesorar a Francisco Huguet. Tampoco es que dispusiera de grandes conocimientos. Su formación académica era mínima. Pese a que el cargo desembarcó en la Diputación en la época de Fernando Giner, mantuvo sus ventajosas condiciones con la llegada de Alfonso Rus. El caso de Máñez no es excepcional. Se trata de una práctica habitual en la época de Marcos Benavent al frente de la empresa pública. La mayoría de los 'colocados' respondería a cuestiones de afinidad con el partido o amistad con Rus.

Todavía es una incógnita el futuro de esta investigación. Actualmente el juzgado de Instrucción 18 de Valencia mantiene abierta una causa por este tipo de contrataciones ficticias. Rus figura entre los imputados por permitir e impulsar estas prácticas fraudulentas en el seno de la empresa pública. Una de las posibilidades podría ser la acumulación de estas diligencias.

El papel de Huguet y Máñez se analiza con detalle en la trama urbanística del caso Avialsa. Destaca una comunidad de bienes de las mujeres de ambos cargos en las que recibían dinero de Proademi, una de las empresas bajo sospecha. Tampoco han dado explicaciones acerca de ingresos en efectivo y la compra de vehículos.

Fotos

Vídeos