El auditor del PP declara que sólo puede controlar los gastos que remiten las sedes

EP

madrid. El jefe de la Auditoría interna del PP, Carlo Lucca Mignani, defendió ayer en el juicio por la presunta financiación ilegal del PP de la Comunitat Valenciana que controla los gastos electorales según la documentación que las sedes regionales remiten a la nacional. «Si se hace por fuera del circuito es imposible conocer», subrayó ante el titular del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, durante su declaración como testigo en dicha vista oral.

De esta forma, hizo referencia a los gastos de las sedes regionales y provinciales en procesos electorales por los que fue preguntado por la fiscal Anticorrupción Myriam Segura. En este juicio se analiza cómo el PP valenciano liderado entonces por Francisco Camps pagó los actos de las campañas de las municipales y autonómicas de 2007 y las generales de 2008, cuya organización fue contratada a la empresa de la trama Gürtel Orange Market.

Tal y como explicó en su día el extesorero del PP Luis Bárcenas, que también compareció como testigo hace unas semanas, el gerente nacional era el administrador de las municipales, mientras que de las autonómicas son los gerentes regionales. En este sentido, confirmó lo que ya explicó Bárcenas sobre que la auditoría interna realizaba una consolidación de las cuentas y de las facturas de los comicios municipales para después entregársela al Tribunal de Cuentas.

Carlo Lucca Mignani, además, precisó que este control se realizaba siempre conforme a la documentación que remitían las otras sedes.

Fotos

Vídeos