La Audiencia anula ahora los dos permisos penitenciarios que Blasco ya ha disfrutado

Rafael Blasco, en las proximidades del TSJ. / J. SIGNES
Rafael Blasco, en las proximidades del TSJ. / J. SIGNES

La Sala da la razón a la fiscalía y revoca el auto por la pena que le queda al exconseller, la gravedad de los hechos y las causas pendientes

A. RALLO VALENCIA.

La Audiencia de Valencia ha dado la razón a la fiscalía: Blasco no debió disfrutar de los dos permisos penitenciarios que le concedió el titular del juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1. La Sección Primera de la Audiencia, especializada en este tipo de asuntos, ha revocado recientemente el auto que autorizaba las dos salidas del exconseller condenado por malversar dinero destinado al Tercer Mundo.

Sin embargo, la resolución no tiene efectos prácticos. El diputado popular, consciente de la posibilidad que ahora se ha materializado, decidió agotar sus permisos lo más rápido posible. Lo habitual es que sea el interno el que proponga cuándo salir y la dirección de la cárcel dé el visto bueno. Así Blasco optó por pernoctar fuera tres días el pasado mes de noviembre, tal y como adelantó LAS PROVINCIAS. No dejó que transcurriera ni un mes para disfrutar de otro fase de libertad. En fechas muy señaladas, como las vacaciones de Navidad, hizo uso de la otra salida. Pasó Nochebuena y Navidad en casa.

De esta forma logró esquivar la amenaza de una suspensión, tal y como ahora se ha producido. La Sala entiende que existen suficientes motivos para denegar la salida. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) informó de algunos argumentos recogidos por el tribunal. Por ejemplo, el tiempo de condena que aún le queda por cumplir. El político lleva preso más de una cuarta parte del castigo, pero al exconseller le impusieron seis años y medio.

Además, los magistrados subrayan la gravedad de los delitos por los que fue condenado, entre ellos, la malversación, falsedad y prevaricación. No se puede olvidar en este punto la sensibilidad de la materia sobre la que se perpetró el delito: las subvenciones a países del Tercer Mundo. Una trama delictiva, que capitaneaba el propio conseller pero que contaba con la participación de otros altos cargos de la Conselleria, concedía subvenciones a ONG´s bajo control del empresario Tauroni.

La Audiencia recuerda que todavía debe enfrentarse a otros asuntos judiciales. De manera inmediata, el primer escollo será el de las piezas 2 y 3 del conocido como caso Cooperación, las subvenciones menores a otras organizaciones y la fallida construcción del hospital de Haití. Sólo por estos hechos, la Fiscalía Anticorrupción pide 16 años para el exconseller. El juicio puede comenzar a finales de este mismo ejercicio. También tiene pendientes otras investigaciones menos avanzadas, como las sospechosas adjudicaciones de contratos de informática en la Conselleria de Sanidad o el supuesto amaño de la concesión del Abucasis a las empresas de Tauroni.

Fotos

Vídeos