Aspar niega amistad con Camps y declara que su contacto en la F-1 era Rambla

Aspar ha acudido hoy a declarar. /Jesús Signes
Aspar ha acudido hoy a declarar. / Jesús Signes

El expiloto rechaza que el patrocinio del Consell fuera una contraprestación por Valmor y recuerda que ha recibido dinero con el gobierno del PSPV

A. Rallo
A. RALLOValencia

Jorge Martínez 'Aspar' compareció ayer ante la juez del caso Valmor. El expiloto es uno de los tres socios con los que contaba la empresa organizadora de la F-1, además de Fernando Roig y Bancaja. Pero Anticorrupción sostiene que sólo el deportista era amigo personal de Camps y que se vio beneficiado económicamente con el evento: tenía una nómina de Valmor y recibió patrocinios para su equipo del Mundial de Motociclismo.

En su declaración trató de aclarar las dos cuestiones anteriores. Por un lado, rechazó una relación de amistad con el expresidente. Sí se conocían pero, según él, era porque uno es un deportista con un palmarés brillante y el otro era el jefe del Palau. En esta línea, negó que fuera Camps la persona de contacto con la Administración valenciana sino que él despachaba con el vicepresidente Vicente Rambla, algo que han explicado ya algunos testigos en la causa cuando desde Valmor alertaban al Consell de que no podían continuar con esas pérdidas. Se planteó incluso un concurso, pero fue entonces cuando la Generalitat intervino y los recursos de la Generalitat salvaron la F-1. La celebración de los Grandes Premios no fue nunca rentable. Pero desde el Palau se decidió seguir adelante con el evento.

Aspar fue cuestionado acerca de su sueldo, que rondaba los 9.000 euros al mes. Defendió el importe de acuerdo a su intensa labor como responsable de la empresa y a sus conocimientos como experto del mundo del motor. Precisó que al principio rechazó una nómina, pero luego sí la aceptó al ver el grado de exigencia que le suponía la prueba.

Restó importancia a los patrocinios que le dio la Generalitat en 2011, alrededor de 700.000 euros. En primer lugar porque la cifra no es determinante en su balance anual. Este dinero equivale a un 7% del presupuesto que manejaba, es decir, que la ayuda de la Generalitat no era para sustentar el equipo, según su testimonio. Además, añadió que a lo largo de su carrera ha obtenido de empresas privadas patrocinios por importe muy superior al ahora cuestionado.

Por último, Aspar desvinculó su carrera del Partido Popular. En 1993, con Joan Lerma en la Generalitat Valenciana, ya recibió una subvención por un importe similar. En cualquier caso, además, precisó que el importe era notablemente inferior al que recibían los clubes de fútbol (Hércules y Villarreal) que tenían mucha menos audiencia potencial que las carreras de motos.

El expiloto alcireño descartó cualquier participación previa en la negociación de la F-1. Según su versión, cuando recibió una llamada de José Luis Olivas, entonces máximo responsable de Bancaja, para ofrecerle la incorporación a la empresa Valmor, con el propósito de organizar el evento, ya estaban cerradas las negociaciones previas. Además, se le comunicó que ya formaban parte de la misma Bancaja y el presidente del Villarreal CF, Fernando Roig. Él se embarcó en el proyecto porque suponía algo bueno para Valencia, según ha explicado en alguna ocasión a su entorno.

Las consecuencias económicas de su imputación en el caso Valmor le han supuesto siete millones de euros menos de ingresos debido a la mala imagen que se ha generado alrededor de su figura, siempre según su versión. Además, también perdieron el capital que aportaron para la constitución de la sociedad, alrededor de 400.000 euros.

Hoy es el turno de Francisco Camps. El exjefe del Palau está citado a las 10 horas. Su testimonio cerrará la ronda de comparecencias de los investigados por esta primera pieza del caso Valmor. La próxima semana será el turno de los testigos.

Fotos

Vídeos