Cs arremete contra el jefe del Palau y le acusa de ser rehén del nacionalismo

A. CERVELLERA

valencia. Mari Carmen Sánchez, portavoz de Ciudadanos en Les Corts, se estrenó ayer en el debate de Política General con un discurso especialmente duro contra el Consell. Quiso marcar una nueva época tras la salida de cuatro diputados de su grupo y el cese de Alexis Mari como síndic. Una etapa en la que Ciudadanos parece tener claro su objetivo político, Compromís.

La síndica arremetió contra el presidente Ximo Puig por pactar con el «nacionalismo rancio» que considera que representa Compromís y señaló que el jefe del Consell es «rehén de sus socios de gobierno». Un Ejecutivo que, según ella, tiene «la descoordinación como hoja de ruta» y que no sólo tiene la virtud de no resolver los «problemas heredados» del anterior gobierno, sino que además crea otros nuevos.

Una de las áreas que más reproches recibió por parte del partido naranja fue la conselleria de Educación, encabezada por Vicent Marzà. Sánchez recalcó que el conseller ha firmado el «inicio escolar más desastroso» de los últimos años y no dudó en afirmar que «trabaja al servicio del independentismo». Sobre la vicepresidenta Mónica Oltra, Sánchez le afeó que esté más centrada en «ocupar los platós de televisión» que en gestionar su conselleria de servicios sociales.

Puig respondió a la síndica, defendió la buena gestión en materias como la educación y subrayó la actitud «reaccionaria» de Cs, que considera que no ha encontrado «su espacio político» además de afirmar que su discurso fue un «plagio» del PP.

Fotos

Vídeos