El apoyo de la izquierda a los tránsfugas de Ciudadanos pone en riesgo alcaldías del tripartito en la Comunitat Valenciana

Los diputados tránsfugas de Ciudadanos.
Los diputados tránsfugas de Ciudadanos. / DAMIAN TORRES

El partido de Rivera amenaza con dejar de sostener consistorios donde Compromís gobierna junto a los socialistas

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERA

La decisión de que Alexis Marí, Alberto García, David de Miguel y Domingo Rojo, los diputados tránsfugas que abandonaron Ciudadanos, no puedan constituirse como grupo parlamentario no ha supuesto el punto y final a la polémica sobre su futuro en Les Corts. Desde la izquierda se aboga por algún tipo de entendimiento que permita a los cuatro parlamentarios agruparse y se ha lanzado mensajes en contra del modo de proceder del partido de Rivera. Una situación que no ha gustado nada en Ciudadanos, que no quiere que los tránsfugas tengan protagonismo en Les Corts y que ha amenazado con dejar de sostener ayuntamientos donde la izquierda gobierna gracias al apoyo de sus concejales.

Ciudadanos ha mandado un aviso a la izquierda por seguir defendiendo que los tránsfugas cuando la cámara ya ha decidido, en base a informes jurídicos y a un precedente, que no pueden constituirse como grupo parlamentario y que tan sólo podrán disfrutar de sus derechos como diputados a nivel individual, según adelantó el martes el diario ABC. Si la amenaza se consolidase, podría llegar a darse el caso de que algunos consistorios no pudiesen aprobar los presupuestos municipales y que varios alcaldes se quedasen en minoría con la posible amenaza de una moción de censura.

Los tres ayuntamientos que se encuentran en la cuerda floja son los de Gandia, Elche y Torrevieja. En Gandia el PP se quedó a un concejal de la mayoría absoluta y Ciudadanos, con su único representante, decidió desbancar al exalcalde popular Arturo Torró y apoyar un gobierno tripartito liderado por los socialistas. El caso de Torrevieja es similar, ya que la formación naranja respalda un pentapartito, mientras que en Elche Ciudadanos resulta imprescindible para sacar a delante las cuentas del consistorio. Precisamente es en Elche donde ya se ha dado el toque de atención. Fuentes de Ciudadanos aseguraron que uno de los representantes del partido preguntó ayer a diferentes miembros del gobierno municipal si seguían encima de la mesa los acuerdos. El ejecutivo del consistorio está formado por PSPV y Compromís y Mireia Mollà, diputada autonómica de Compromís, es también concejal en el ayuntamiento ilicitano. Mollà defendió el lunes que Compromís no estaba de acuerdo con que se haya tenido en cuenta el precedente de 2008 para tomar la decisión de los tránsfugas de Ciudadanos. Un antecedente que tuvo lugar bajo una mayoría absoluta del PP en la Mesa de Les Corts y que para la diputada conllevó dar «unos derechos a unos diputados y a otros no» y «debilitar el escenario político de Compromís y Esquerra Unida», los dos partidos afectados.

Ciudadanos cree que el apoyo de la izquierda a los tránsfugas se trata de una «medida de desgaste»

Fuentes de la formación naranja en la Comunitat insisten en que su llamada a consultas en los municipios es «un toque de atención». En Ciudadanos se replantearán los acuerdos en estos ayuntamientos si desde Compromís y el resto de la izquierda se sigue apoyando a los diputados disidentes para que tengan visibilidad en Les Corts. Desde Cs se incide en que estos movimientos del tripartito suponen una «medida de desgaste» hacia el partido naranja y hacen un llamamiento a continuar con «el respeto parlamentario». Mutuo. De ida y vuelta. Las mismas fuentes recalcan que pese a que ya han habido precedentes de tránsfugas en esta legislatura (la podemista Covadonga Peremarch, expulsada del partido tras detectar irregularidades en las primarias, y Miquel Domínguez, baja voluntaria del grupo popular tras ser imputado), no se ha utilizado la misma vara de medir y mientras estos diputados recibieron un trato discreto, a los ex de Ciudadanos ahora se les quiere otorgar más derechos. En Ciudadanos se cree que se ha vulnerado la norma no escrita y la tradición parlamentaria de no dar protagonismo a los tránsfugas en Les Corts, una prerrogativa que se suele respetar en los diferentes parlamentos.

Cambios de alcaldía

La amenaza de Ciudadanos de dejar de sostener consistorios en los que participan tanto el PSPV como Compromís coincide con el ecuador de la legislatura. Un punto en el que se están produciendo diferentes cambios de alcaldía entre los socios de los consistorios para cumplir los diferentes pactos de gobierno que se alcanzaron para desbancar al PP tras las elecciones autonómicas de 2015. Estos cambios no se están produciendo en todos los municipios debido a las reticencias entre las diferentes formaciones de izquierda y en donde Ciudadanos puede jugar un papel fundamental para conseguir las mayorías necesarias para dar estabilidad a los ejecutivos.

En Torrevieja debería haber asumido la vara de mando el PSPV tras dos años en los que el consistorio ha sido dirigido por un representante de Los Verdes. Una situación que no se ha producido debido a la fragilidad del pentapartito que cuenta con el sustento de Ciudadanos.

Enric Morera dice que «poco a poco» se dará más «acomodo» a los diputados no adscritos

El presidente de Les Corts, Enric Morera, aseguró que «poco a poco» se irá «aplicando el reglamento» y dando «acomodo» a los cuatro diputados tránsfugas, que pasarán a ser no adscritos y opinó que «ahora» es tiempo de «reflexión» en una «nueva situación».

Morera indicó que «de acuerdo con el reglamento» de la cámara se determinará la situación de estos cuatro diputados (el exportavoz de Cs en las Corts, Alexis Marí, y los parlamentarios, afines a él, David de Miguel, Domingo Rojo y Alberto García) «de la mejor manera posible» y señaló que se podrá solventar «de una manera positiva como se ha hecho siempre». El presidente de Les Corts se pronunció así al ser preguntado por los medios durante su asistencia a la toma de posesión como Doctor Honoris Causa por la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante), del catedrático de Psicología Social y las Organizaciones de la Universitat de València, José María Peiró Silla.

Enric Morera recalcó que desde Les Corts se actúa con «mucho orden» para «regular las situaciones que se van planteando». «Es cierto que los no adscritos pueden participar en los proyectos legislativos, en los proyectos de ley y en las proposiones no de ley; y, es cierto, que pueden pedir la palabra para explicar su voto, para fijar la explicación de su voto», alegó.

No obstante, afirmó que pese a ser «una situación nueva» se alcanzará un acuerdo «en connivencia con los síndics de los grupos sabremos articular en el próximo período de sesiones, porque el pleno de mañana es el último». Por ello, reclamó que es necesario a esperar para ver si hay peticiones de palabra de los no adscritos «y en función de cómo resulte veremos cómo articular» el próximo período de sesiones.

Fotos

Vídeos