El PP anuncia una moción de censura contra Echávarri que descoloca a la izquierda

El alcalde socialista Gabriel Echávarri. / EFE/ Manuel Lorenzo
El alcalde socialista Gabriel Echávarri. / EFE/ Manuel Lorenzo

Los populares buscan apoyos para sacar adelante una iniciativa que necesita los votos imposibles de Guanyar o Compromís para prosperar

S. P./ AGENCIAS VALENCIA.

La complicada situación judicial de Gabriel Echávarri, alcalde de Alicante procesado por el fraccionamiento de contratos e investigado por despedir a una funcionaria del consistorio, provocó ayer una maniobra sorprendente del PP municipal, que anunció que prepara una moción de censura para intentar apartar al primer edil socialista. Este movimiento descolocó a los exsocios del PSPV en el Ayuntamiento, Guanyar y Compromís, que se ven en la obligación de votar en contra de la iniciativa para derrocar al alcalde investigado para que los populares no vuelvan a dirigir una ciudad que han gobernado tradicionalmente. Una situación que choca con la postura que mantienen durante meses, reclamando que Echávarri ceda la vara de mando.

Desde el PSPV también hay voces que reclaman el relevo de Echávarri pero sería impensable que sus concejales votasen en contra de su propio alcalde. Además, Alicante es el ayuntamiento más grande que está en poder de los socialistas, y la formación que lidera Ximo Puig no quiere ni plantearse la posibilidad de perder una plaza tan cotizada.

La aritmética política del consistorio obliga al PP, que cuenta con ocho concejales, a buscar el apoyo de los cinco representantes de Ciudadanos y el respaldo de otro grupo político para alcanzar la mayoría de 15 concejales. Para ello es necesario que la moción de censura también sea apoyada por Compromís o la marca blanca de Podemos, que se da por imposible.

Barcala reconoce que no cuentan con los concejales suficientes para relevar al alcalde socialista Ciudadanos califica la propuesta de los populares de «brindis al sol» y prioriza la dimisión

Pero este movimiento político no ha detenido a los populares, que anunciaron ayer que darán un «paso adelante» e iniciarán un proceso de negociación para sumar los 15 votos necesarios y presentar una moción de censura contra el alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri. En una comparecencia este viernes en la sala de prensa del Ayuntamiento, Luis Barcala, portavoz del PP, habló de un «paso valiente» y de «responsabilidad política» para desbloquear la situación de Gobierno ante las «condiciones inaceptables» planteadas por Echávarri el pasado lunes. Barcala calificó las condiciones del alcalde de «excusas para no dejar la Alcaldía». Por ello, «como no existe una alternativa real», porque a juicio de los populares, Echávarri «no tiene intención de llegar a ningún acuerdo con nadie», «el PP da un paso adelante e inicia una moción de censura».

«La alternativa no puede ser Echávarri se llame Gabriel o Eva Montesinos» y, por ello, el PP ha redactado un documento del que dará traslado a todos los ediles para que lo estudien y por responsabilidad valoren apoyarlo. Un documento que informó que es «abierto» y desde el que «buscar consensos para lograr soluciones». «Un documento que antepone las necesidades de Alicante a los intereses partidistas de ninguno de los partidos en el Ayuntamiento. Que pone por delante lo que los alicantinos nos están demandando», indicó Barcala.

El portavoz del PP reconoció que no tiene los votos necesarios para formalizar y que prospere la moción, pero se mostró favorable a «convencer a todos» para que ante la alternativa «de la nada» hay una alternativa que «suponga un giro de 180 grados en la dinámica que tiene el Ayuntamiento». Barcala dijo tener constancia de que no todos los ediles de izquierda están de acuerdo con las posiciones oficiales de sus partidos, en referencia a PSPV, «donde no todos comparten el enrocamiento» de Echávarri; y de Guanyar, «donde tampoco todos comparten el criterio oficial». A juicio de Barcala, se está trasladando que «les da igual todo con tal de que no gobierne el PP; es la postura oficial de PSPV, Guanyar y Compromís, pero nos consta que ese postulado no lo comparten todos los concejales de cada uno de esos tres grupos». Barcala también tendió la mano a Ciudadanos para que se integre en un gobierno con el PP.

Los portavoces del PSPV, Guanyar y Compromís coincidieron en que la negociación que ha abierto el PP, no recabará los apoyos necesarios para materializarse. El portavoz de la ejecutiva local del PSPV, Lalo Díez, opinó que la iniciativa del PP «buscaba una foto y un titular» pero no conseguirá el apoyo de ningún representante de un partido de izquierdas. Por su parte, el portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, remarcó que el PP carece de los votos suficientes para presentar la moción de censura. El representante de Compromís, Natxo Bellido, calificó de «castillo de fuegos artificiales» la propuesta del PP, que ven «sin recorrido». Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Yaneth Giraldo, tildó el anuncio del PP de «brindis al sol» y priorizó la dimisión del primer edil.

Echávarri no cede

Pese a la presión externa del resto de formaciones y la interna de su propio partido, Echávarri mantiene su posición de que sólo dimitirá si se dicta apertura de juicio oral y si tiene garantías de que Eva Montesinos, su mano derecha en el consistorio y concejal socialista, será la próxima alcaldesa. El alcalde socialista afirmó ayer que su sustitución debe quedar «atado y bien atado» para evitar que el PP recupere la alcaldía. El primer edil hizo estas declaraciones tras presentar un concurso escolar para promover la limpieza de los barrios de la ciudad y minutos antes de conocerse que el PP municipal emprende una ronda de negociaciones para intentar presentar una moción de censura. Preguntado por su exigencia para que haya «garantías jurídicas» de que Montesinos sea elegida alcaldesa si finalmente presenta su dimisión, Echávarri señaló que «si no, gobernaría el PP».

Fotos

Vídeos