Aniversario con polémica en la nueva televisión valenciana

De izquierda a derecha: Raquel Piqueras, José Martínez, Mar Iglesias, Enrique Soriano, Ferran Bargues, Dolores Navarro (UGT, sustituída por Soledad Fernández), Vicent Vergara, Rafael Xambó y María Lozano. /Jesús Signes
De izquierda a derecha: Raquel Piqueras, José Martínez, Mar Iglesias, Enrique Soriano, Ferran Bargues, Dolores Navarro (UGT, sustituída por Soledad Fernández), Vicent Vergara, Rafael Xambó y María Lozano. / Jesús Signes

El Consejo Rector de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación cumple su primer año con varios frentes abiertos | La sombra de los tribunales amenaza algunas de las decisiones clave de este primer ejercicio

JOAN MOLANOValencia

Les Corts dio el 20 de octubre de 2016 el visto bueno a que Enrique Soriano, propuesto por el PSPV, comandara la gestión de la radiotelevisión pública como presidente del Consejo Rector de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC). Seis días más tarde se produjo el nombramiento de los nueve consejeros que completaron el órgano de administración (PSPV, Compromís y Ciudadanos cuentan con dos miembros, Podemos y PP, con uno, más un representante sindical). El organismo cumplió su primer aniversario hace dos semanas con la vitola de despolitizado, pero la nueva televisión, À Punt, continúa sin emitir. «Este año no ha sido fácil», es el balance exprés que hace Soriano. El que fuera letrado del Parlamento autonómico durante un cuarto de siglo ha tenido que sortear muchos obstáculos para poner orden en la reapertura del ente autonómico. Es conciliador; lejos de imposiciones. Intenta que su talante impere en el consejo, pero su vara de mando se le escurre entre las manos ante el excesivo protagonismo del miembro de Compromís Rafael Xambó. El sociólogo es, en realidad, quien marca el paso. Negocia el organigrama de la nueva RTVV con la directora general, Empar Marco, también simpatizante del partido de Oltra, y protagoniza enfrentamientos con periodistas y políticos que han llevado a algunos partidos a pedir su destitución.

La televisión es asunto de la coalición nacionalista. El distanciamiento entre el órgano de administración y el Palau de la Generalitat durante este primer año ha ido creciendo. Una desconexión que disparó la preocupación en Presidencia donde, ante la pérdida de control sobre las emisiones, decidieron tomar las riendas financieras de la nueva RTVV al proponer un cambio en la ley del Servicio Público de Radiodifusión y Televisión. Ahora, el Ejecutivo puede nombrar a dedo al interventor de una nueva unidad de control de las cuentas de À Punt.

«La radio y las emisiones en web estarán listas antes de final de año. Lo más pronto posible», recuerda Soriano, quien ensalza varias metas alcanzadas. Así, destaca la creación del libro de estilo de À Punt que fulmina de la parrilla el tarotismo y las apuestas; la carta de valores para los contenidos infantiles y juveniles; la presentación del logotipo del canal; la creación de la web de la CVMC y el acuerdo alcanzado sobre el régimen laboral de los trabajadores. Esta semana se daba a conocer que la radio verá la luz en diciembre junto a una web cuyo contenido inicial irá dirigido al público infantil y será también en inglés. No obstante, el órgano mantiene varios frentes abiertos tras su primer año de andadura.

Empar Marco, en las instalaciones de Burjassot.
Empar Marco, en las instalaciones de Burjassot. / Damián Torres
La elección de Marco Una demanda que puede cambiarlo casi todo

El asunto más preocupante entre los que tiene pendientes el Consejo Rector es el recurso contencioso-administrativo que interpuso el periodista Pere Valenciano contra el proceso de selección de la directora general de À Punt, Empar Marco, por considerar que estuvo manipulado. Una demanda que en el propio Consell consideran que puede prosperar. La petición de comparecencia ante el juez de los consejeros de la CVMC podría ser clave en el proceso judicial en caso de que el magistrado la acepte. Alguno de los vocales del consejo advierte de que hubo irregularidades en las puntuaciones de los trabajos que presentaron los aspirantes en un procedimiento opaco, del que se desconocen las notas oficiales de los candidatos. La vista está programada para el 8 de mayo de 2018 y de resolverse el asunto a favor del demandante, obligaría al órgano a retroceder sobre algunos de sus pasos más importantes.

Los presupuestos El TSJ admitió a trámite el recurso que presentó el PP

El PPCV presentó también un recurso contra el Consell por los presupuestos de la CVMC para el ejercicio de 2017 que fue admitido a trámite por el TSJ valenciano. Los populares denuncian que fue el Gobierno autonómico el que aprobó las cuentas de este año presentadas por el Consejo Rector y que esa decisión le correspondía a Les Corts. Advirtieron de que en el caso de que el tribunal aceptara la demanda, podría terminar considerando nulo el decreto del Consell por el que se aprobaron los presupuestos. El juez ha denegado en un primer momento el recurso del PPCV al considerar que los diputados demandantes carecen de legitimación por no tener un interés directo en el asunto. Una alegación a la que el partido ha respondido que sí les afecta porque imposibilita que puedan presentar enmiendas a las cuentas del Ejecutivo.

Rechazo a la Unió Un nuevo pleito judicial

El Consejo Rector rechazó hace dos semanas el recurso de reposición que presentó la Unió de Periodistes, junto a la Asociación de la Prensa de Alicante, contra el baremo de méritos de las bolsas temporales de À Punt. Los colectivos consideran que la tabla de puntuación «vulnera el principio de igualdad y cierra la puerta en la práctica al conjunto de periodistas que no fueron trabajadores de la antigua RTVV». Es por ello que el siguiente paso de la Unió será presentar un recurso contencioso-administrativo en los tribunales, para lo que han comenzado a recaudar fondos entre sus socios.

Asamblea de la Unió de Periodistes en la que se acordó impugnar la bolsa de trabajo de À Punt.
Asamblea de la Unió de Periodistes en la que se acordó impugnar la bolsa de trabajo de À Punt. / EFE
Libre designación Las subdirecciones, tachadas de tongo

La CVMC convocó un proceso de selección de libre designación para cubrir las subdirecciones de la nueva RTVV. Y, de nuevo, el Consejo Rector fue el centro de las críticas. La cúpula de la radiotelevisión ha terminado ocupada por el núcleo de confianza de Marco y otros profesionales cercanos a la periodista y a Compromís. Para situarse en el primer puesto de las listas recibieron las puntuaciones más altas en la entrevista personal, sin duda, la evaluación más subjetiva. Algunos habían obtenido las peores notas en sus méritos profesionales. Los candidatos consultados por este diario que quedaron fuera del proceso descartan por ahora acudir a los juzgados. Unos porque se trata de puestos temporales y otros porque su intención es conseguir otra plaza en la nueva RTVV. Creen que una acción de este tipo acarrearía represalias.

Reunión con las TDTs Escapan del control del Consejo

Otro deber del consejo que no parece que vaya a eliminar es la reunión con encargados de las demás televisiones locales para crear una red de TDTs en la Comunitat en cuanto a información y contenidos. El principal motivo para dar la espalda a un acuerdo es que, como señalan desde el propio consejo, los delegados en esos canales escaparían del control de los vocales de Compromís. Para el pasado 9 d'Octubre tuvo que ser el propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien negociara con las televisiones regionales para que todas ellas pudieran ofrecer una programación especial. Se les cedió contenidos de archivo y se sufragaron algunos gastos técnicos.

La web da menos información en castellano

La Corporación Valenciana de Medios de Comunicación presentó su web a finales del pasado mes de junio. Desde su estreno y hasta ahora ofrece menos información en castellano que en valenciano. En la misma página de inicio del portal se puede comprobar que el contenido no se actualiza al cambiar de lengua. Un problema que conocen en la corporación desde que echó a andar la web pero al que no le han dado todavía solución. Como tampoco van a publicar mensajes plurilingües en las redes sociales de À Punt. El presidente del Consejo Rector, Enrique Soriano, y el consejero de Compromís Rafael Xambó no están por la labor. Este último rechazó la propuesta del miembro del PP, Vicente Cutanda, de escribir el contenido de la información en valenciano, castellano e inglés y, en una muestra más del peso que tiene Xambó en el consejo, Soriano decidió pasar página al considerar que el debate se planteó en un momento inadecuado. Postergó el asunto el pasado 21 de septiembre, lo que supuso finalmente su defenestración.

Fotos

Vídeos