Las amenazas a la vicepresidenta no se investigarán

La Ciudad de la Justicia de Valencia. / manuel molines
La Ciudad de la Justicia de Valencia. / manuel molines

El equipo de Oltra pidió el viernes a la fiscalía que actuara tras los mensajes que recibe la dirigente en Facebook El ministerio público necesitaría la denuncia de la víctima

A. RALLO VALENCIA.

Las quejas de Mónica Oltra no encuentran por el momento el amparo de la Fiscalía Provincial de Valencia. El equipo de Oltra, en concreto el jefe de gabinete, instó el pasado jueves a que el ministerio público actuara ante los mensajes que enviaban a la vicepresidenta desde los perfiles de las redes sociales. De momento, el Ministerio Público no ha abierto unas diligencias de investigación por estos hechos, según confirmó ayer un portavoz oficial.

Otras fuentes judiciales consultadas por LAS PROVINCIAS explican que difícilmente esas expresiones encajarían en un delito de amenazas, lo que permitiría al Ministerio Público actuar de oficio. Más bien, los mensajes podrían encajar en un delito leve de amenazas que requieren de la denuncia de un particular para iniciar el procedimiento. Precisamente un trámite que Oltra parece no haber cumplido.

Otra interpretación jurídica que permitiría a la fiscalía emprender una investigación en las condiciones que pide Oltra sería considerar que los hechos son unas injurias contra un funcionario público o autoridad que sí permiten actuar de oficio. En cualquier caso, ninguna de estas posibilidades se ha analizado de manera oficial.

LAS PROVINCIAS preguntó ayer al equipo de la vicepresidenta acerca de si en las últimas horas había presentado un denuncia o tenía intención de hacerlo la próxima semana. No hubo respuesta.

La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, aprovechó su rueda de prensa en la que informa de los acuerdos del Consell, para lanzar una «reflexión colectiva» sobre qué delitos se están persiguiendo de oficio ante publicaciones en redes distintas redes sociales y especialmente sobre si los criterios que se están aplicando «son objetivables». Oltra recordó que ella es partidaria de la «intervención mínima del derecho penal» pero también señaló que con la publicidad de los mensajes se pretende buscar «la coherencia y congruencia de los aparatos del Estado».

«¿Cuándo actúa de oficio la fiscalía, cuando hay un tuit sobre Carrero Blanco, cuando hay una letra en una canción, cuando hay una interpretación de una imagen religiosa? ¿Qué delitos se persiguen de oficio, cuáles no?», dijo.

Así, incidió en que no busca una actuación «concreta», sino pensar «qué está pasando en este país con los derechos fundamentales, cómo se están persiguiendo los delitos, cuáles de oficio y cuáles no y cuál es la razón por la que unos se persiguen y otros no», porque esto no puede ser nunca «un elemento subjetivo». Personalmente, Oltra se refirió a su caso en particular «hay gente que se expresa a través de las redes sociales y a veces las palabras sustituyen al acto, es una garantía para que no lo hagan», siempre que no sean «grupos criminales organizados», precisó. «Cuando son personas dices 'ché, qué lástima, no les enseñaron el respeto», agregó la dirigente.

Fotos

Vídeos