Alperi afronta el juicio por fraude «bien psíquicamente y mal físicamente»

Alperi, durante la sesión del juicio. /Efe
Alperi, durante la sesión del juicio. / Efe

El exalcalde de Alicante se enfrenta a una petición de condena de 9 años y 9 meses de prisión por tres delitos fiscales

EFE ALICANTE

El exalcalde de Alicante Luis Díaz Alperi (PP) afronta hoy la reanudación del juicio que se sigue contra él y otros tres empresarios por tres supuestos delitos fiscales y otro de cohecho impropio «bien psíquicamente y mal físicamente».

Así lo ha expresado él mismo a los medios de comunicación que aguardaban su llegada al Palacio de Justicia de Benalúa, en la ciudad alicantina, minutos después de las 9.30 horas.

«Estoy bien psíquicamente y mal físicamente, pero nada, habrá que aguantar y haremos la sesión», ha señalado el también ex diputado autonómico del PP, que se enfrenta a una petición de la Fiscalía de 9 años y 9 meses de prisión.

Al realizar estas declaraciones, el propio Díaz Alperi ha ayudado a levantarse a una periodista que se había caído al suelo, un incidente que le ha sacado la sonrisa, como a varios de los presentes.

Interrogatorio de sospechosos

Esta segunda sesión de la vista se dedicará al interrogatorio de los cuatro sospechosos por parte de la Fiscalía, la acusación particular, que ejerce la Abogacía del Estado en representación de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), y las defensas.

Díaz Alperi se enfrenta a una petición de condena de 9 años y 9 meses de prisión por tres delitos fiscales al haber defraudado, presuntamente, en sus declaraciones de renta de 2007, 2008 y 2010, un total de 682.681 euros, así como por disfrutar del amarre gratuito de su barco en el puerto deportivo de Alicante.

Para los otros tres sospechosos, Antonio Solana, Antonio Moreno y Javier Palacio, las acusaciones reclaman inicialmente penas de 6 años, 3 años y 9 meses de cárcel, respectivamente.

Durante la primera sesión del juicio, que se celebró el pasado 7 de mayo, los abogados de Díaz Alperi y de Solana alegaron una posible vulneración de los derechos fundamentales de sus clientes durante la inspección de Hacienda a la que fueron sometidos entre 2012 y 2013.

Fotos

Vídeos