La alcaldesa de Almenara, investigada por colocar al jefe de la Policía Local

La alcaldesa de Almenara, investigada por colocar al jefe de la Policía Local

La secretaria del consistorio que presentó la denuncia, salpicada también por unas pesquisas por el amaño de plazas de agente

J. MOLANO VALENCIA.

La alcaldesa de Almenara, la dirigente del PSPV Estíbaliz Pérez, deberá comparecer en el juzgado de primera instancia e instrucción número dos de Nules el próximo 12 de febrero de 2018 en calidad de investigada. La juez ha decidido imputar a la primera edil del muncipio castellonense por, presuntamente, haber colocado a dedo de manera irregular al jefe de la Policía Local del municipio.

La denuncia contra la promoción del policía Javier Navarro la interpuso el pasado 14 de septiembre la secretaria general del consistorio, Paloma Sanz, a la Guardia Civil. Esta, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico, acusa a la alcaldesa de haber tramitado «con absoluta burla de la legalidad vigente» la modificación de la plantilla del ayuntamiento «para favorecer claramente el nombramiento y promoción interna meteórica» del policía. Sanz relata que la dirigente socialista produjo «numerosos decretos y apresurados» para «tenerlo todo atado» y acabar nombrando inspector a Navarro antes de que ella se reincorporase al trabajo tras haber estado ausente «por motivos de salud» entre marzo y mayo de este año.

Durante ese tiempo, la primera edil sustituyó a Sanz por una funcionaria que no pertenece al cuerpo de habilitados nacionales y no podía controlar la legalidad de las acciones del gobierno, como señala la denunciante en su escrito, una condición que permitió a Pérez aprovechar su mayoría absoluta en el pleno del ayuntamiento para sacar adelante la plaza de inspector de policía. Fue un cambio irregular según Sanz porque no se había aprobado con anterioridad la definición del puesto como dicta la ley y no contaba con «el informe preceptivo» de la secretaria habilitada.

La alcaldesa, como detalla el escrito, no presentó el nombramiento del policía en el pleno del consistorio tras incorporarse Sanz, por lo que decidió nombrar inspector a Navarro «en comisión de servicios por un año, prorrogable por otro más como máximo» y «le paga con arreglo a un nivel 24 y un grupo A2 -con título universitario-», cuando el agente llegó al ayuntamiento de Almenara con titulación C1, «Bachiller Superior o FP equivalente». El nombramiento directo del policía a un cargo superior se confiere, denuncia Sanz, mediante un decreto “muy anterior”, más de medio mes, al que la alcaldesa ordenó publicar para la ampliación de la oferta de empleo público. La secretaria apunta que esos dos decretos “denotan por sí solos la prevaricación, el tráfico de influencias e incluso el cohecho” porque Navarro “ha venido cobrando por orden de la primera edil el sueldo, el complemento específico y demás emolumentos correspondientes a una plaza de inspector que todavía no había sido aprobada definitivamente ni publicada como es preceptivo”.

La secretaria explica en su denuncia de nueve folios más supuestas irregularidades de Pérez en relación a la Policía Local del municipio que han llevado a la juez a citarla como investigada en una causa declarada compleja.

Por otra parte, la propia secretaria general está acusada por el fiscal jefe de Castellón de «facilitar las preguntas» a un socio de la empresa de su hijo que se presentaba a una de las dos plazas de agente en Almenara. El ministerio público le acusa como presunta autora de un delito de infidelidad en la custodia de documentos y de falsificación de documentos oficiales. La secretaria municipal, por su parte, asegura que no tiene relación alguna con el opositor y que ella ya había denunciado de forma previa esa oposición.

Fotos

Vídeos