Alcaldes del PSPV y Compromís hacen el vacío a Gabriel Echávarri

Echávarri, el último en llegar a la mesa redonda. / damián torres
Echávarri, el último en llegar a la mesa redonda. / damián torres

Los primeros ediles de Valencia, Castellón y Elche eluden la foto con el de Alicante, y el de Sagunto prácticamente lo ignora durante toda la charla

F. RICÓS VALENCIA.

Era la mesa redonda a priori más relevante de los dos días de la jornada sobre el futuro de los ayuntamientos, organizada por Presidencia de la Generalitat y la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP). Giraba sobre los problemas de la gestión del gobierno local. Entre los integrantes, el alcalde de Alicante, el dos veces investigado Gabriel Echávarri. La presencia del munícipe alicantino propició que el alcalde de Valencia, Joan Ribó, se desmarcara. Sí figuraban en el cartel la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, y el de Elche, Carlos González. Pero como el alcalde de Valencia, que no quería aparecer en la foto con Echávarri, la de Castellón y el de Elche lo eludieron.

El de Sagunto, Francesc Fernández, fue el único que permaneció. Echávarri se encontraba en el extremo izquierdo de la mesa, y a continuación, el de Compromís. El alcalde de Alicante no tenía otra persona con quien hablar. Pero no cuajó una conversación fluida entre ambos. Echávarri intentó hacerle una confidencia, acercándose y cogiéndole el brazo, ante la impasividad del mandatario saguntino.

El aislamiento del alcalde de Alicante se evidenció a lo largo de la mañana. Antes de esa mesa redonda los asistentes a la jornada 'Cap a un nou govern local' se tomaron un tiempo para el café en una sala contigua al salón de actos de la Fundación Bancaixa. Echávarri no pareció disfrutar de una conversación animada. Se le vio aislado. Incluso solo en algún momento. Y siempre serio.

Cuando Echávarri se incorporó a la mesa redonda, los participantes ya habían ocupado sus sitios. Y al finalizar, prácticamente ni se entretuvo a despedirse de sus compañeros en el estrado: el propio Quico Fernández; el moderador, Vicente Gil, secretario general de la FVMP; la alcaldesa de la Vall, Tania Baños; y la alcaldesa de Cocentaina, Mireia Estepa.

Durante su intervención, Echávarri sólo tuvo un agradecimiento, y lo dirigió hacia el director general de Administración Local, Toni Such, que fue quien le invitó a la jornada. Sí echó en cara a los representantes de «la nueva política» que «han sufrido un proceso de moquetización muy rápido», puesto que el día que rompieron el pacto de gobierno con él en Alicante por su investigación judicial contó que le pidieron que les mantuviera el sueldo. Desde el público, Oscar Langa, de Podemos de la Vall, le pidió «respeto a las confluencias porque sin ellas no habría muchos alcaldes del PSPV» y si hay pugna, «volverán los mismos que han estado 20 años». Echávarri se disculpó.

Fotos

Vídeos