El alcalde socialista de Alicante, investigado por fraccionar contratos

El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri. / lp
El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri. / lp

Echávarri, que se niega a dimitir, declarará ante el juez por dividir adjudicaciones de 190.000 euros

EP/REDACCIÓN ALICANTE.

Un juzgado de Instrucción de Alicante ha citado a declarar en calidad de investigado al alcalde de la ciudad, el socialista Gabriel Echávarri, por el fraccionamiento de contratos de la concejalía de Comercio, la responsabilidad que desempeñó como concejal hasta hace unos meses. Luego obtuvo la alcaldía con el apoyo de Guanyar (EU-IU, Podemos e independientes) y Compromís. El PP y Ciudadanos (C's) se quedaban en la oposición. Además del alcalde, el órgano ha citado como investigados a dos de sus asesores, Eduardo Díez y Pedro de Gea, y como testigos al portavoz municipal y de Compromís, Natxo Bellido, al interventor municipal y a un técnico que estaba en la concejalía de Comercio, Diego Agulló. La decisión se produjo después de que los denunciantes (PP y Cs) ratificaran la denuncia.

Los 25 contratos sometidos a investigación fueron adjudicados por un importe total cercano a los 190.000 euros a finales del pasado año con motivo de la campaña navideña por la Concejalía de Comercio. Ya este año, el pleno municipal acordó solicitar la nulidad de esos expedientes, plantear una consulta al Consell Jurídic Consultiu sobre la adjudicación y crear una comisión de investigación después de que un jefe de servicio y el interventor municipal determinaran que no podían tramitarse como contratos menores, es decir, aquellos que se dan a dedo sin la necesidad de sacar el servicio a concurso.

La noticia generó una cascada de reacciones de todos los partidos políticos. Por parte de la oposición, las peticiones de dimisión son habituales. El PP así lo hizo. El portavoz popular, Luis Barcala, indicó que debe marcharse. «Por pura coherencia debería dejar el cargo, pero es una cuestión que queda a su criterio, si quiere o no quiere ser coherente con lo que ha estado exigiendo con otros casos a los demás». La presidenta del PP también intervino con la misma idea. Isabel Bonig pidió al PSPV que sea «coherente» con lo que ellos mismos reclaman.

Desde Cs fueron algo más cautos. Su portavoz anunció que esperarán a que avancen las diligencias antes de «emitir un dictamen» sobre el asunto. «Se trata de un asunto grave y una frivolidad por parte del alcalde restarle importancia».

Lo anterior resulta, en cierto modo, previsible. Sin embargo, el asunto ha roto la unión del PSPV, Guanyar Alacant y Compromís. El partido de Pablo Iglesias se expresó sin ambigüedades: «No hay ninguna duda de que debe dimitir». Las mismas fuentes añadieron que el «propio código del PSPV-PSOE así lo contempla» al igual que el documento del pacto de gobierno. Admitieron que si el afectado no dimite, deberán forzarle sus compañeros de Gobierno.

La coalición nacionalista Compromís se reunió ayer de urgencia para pactar una posición respecto al controvertido asunto. Al cierre de esta edición todavía no se había comunicado. El alcalde, por su parte, sostuvo que no debe dimitir porque no hay delito. «Todos los técnicos que han pasado por la comisión de Comercio han asegurado que no había delito; en cualquier caso, una infracción administrativa», dijo, aunque no había tenido acceso a la resolución judicial.

El vicealcalde del Ayuntamiento de Alicante, Miguel Ángel Pavón (Guanyar), aprovechó la polémica para recordar el mensaje que en su día lanzó el propio Echávarri cuando exigió la dimisión de la ex edil de su partido Nerea Belmonte (hoy en los no adscritos): «Los errores se pagan con dimisiones».

Fotos

Vídeos