El alcalde descarta dimitir al no ser un caso de corrupcion

P. M. VALENCIA

El alcalde Joan Ribó no ha considerado su dimisión por su condición de investigado en las diligencias abiertas por el juzgado de Instrucción número 9 de Valencia, confirmaron ayer fuentes municipales, al indicar que entre otras circunstancias no se trata de un caso por un posible escándalo de corrupción.

Nada más conocerse la decisión del citado juzgado, salieron a la palestra las declaraciones del primer edil en marzo de 2016, cuando la fiscalía abrió una investigación por una denuncia del PP sobre los gastos de un viaje a A Coruña, pagado con dinero del Ayuntamiento cuando la oposición consideraba que se trató de un acto partidista.

Ribó dijo entonces que presentaría su dimisión en caso de que un juez dictaminara su imputación, lo que no ocurrió al archivarse el caso. Ahora sí que ha sido un juzgado el que ha tomado la decisión de investigarlo (antes imputado). Fuentes del grupo municipal popular señalaron que no pedirán, al menos de momento, la salida del primer edil de la alcaldía de Valencia.

Fuentes cercanas a Ribó subrayaron que «esta es una más de las al menos 15 denuncias que, a diestro y siniestro, ha interpuesto un asesor imputado del grupo popular en el Ayuntamiento contra los concejales del equipo de gobierno. Además, ha interpuesto otras contra diversos consellers e incluso las ha hecho extensivas, además de a la fiscalía, a otras instancias como la Oficina Antifraude, el Síndic de Greuges, el Defensor del Pueblo... Denuncias que se han ido archivando una tras otra, y que solo persiguen continuar ensuciando la imagen de Valencia».

Fotos

Vídeos