La AIReF calcula que la Comunitat no cumplirá el objetivo de deuda hasta 2040

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, en el pleno de Les Corts del 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora. / IRENE MARSILLA
El conseller de Hacienda, Vicent Soler, en el pleno de Les Corts del 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora. / IRENE MARSILLA

Haría falta que todos los valencianos trabajasen casi medio año completo para saldar los números rojos de la región

B. F.

valencia. Todavía no han nacido los valencianos que llegarán a la universidad observando que su región cumple el objetivo de deuda fijado en la Ley de Estabilidad Presupuestaria, el 60% del PIB de la Comunitat. Para lograr ajustarse a unos parámetros de endeudamiento saneados harán falta más de 20 años, según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). El organismo que actúa de controlador presupuestario a nivel estatal no se muestra optimista en relación al modo en que la Comunitat gestiona unos balances que en 2017 se cerraron con más de 46.000 millones de deuda.

La AIReF señala, a través de su Observatorio de Deuda Pública del cuarto trimestre de 2017, que el porcentaje de deuda pública sobre el PIB «apenas se ha corregido» durante el año pasado, a pesar de que la economía valenciana creció por encima del 3%. Por todo ello establece que la deuda de Comunitat no alcanzará el nivel de referencia (60 % del PIB) hasta 2040. Es posible que antes de que los valencianos alcancen el objetivo de deuda los coches dejen de utilizar combustibles fósiles, y quizá hasta vuelen. El plazo es brutal. Hace 22 años (ese mismo tiempo que la AIReF hipoteca en el futuro para que los valencianos enjuaguen su deuda hasta límites razonables), se empezó a comercializar en todo el mundo una cosa llamada internet. Los teléfonos móviles para uso de los ciudadanos eran muy escasos. Por tanto, el año 2040 es un escenario social inimaginable. Y mientras el mundo sigue girando, la deuda de la Comunitat sigue incrementándose, si bien lo hace a menor ritmo. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, tiene una papeleta comprometida.

España cerró el pasado año con una deuda pública del 98,3 % del PIB, siete décimas menos que en 2016, por lo que en un escenario neutral esta no alcanzaría el nivel de referencia, del 60 % del PIB, hasta 2035. Regiones como la valenciana (Cataluña, Castilla-La Mancha y Murcia) tampoco lograrán el nivel de referencia hasta 2040, según la AIReF, mientras que las corporaciones locales ya lograron reducir su deuda para cumplir con la Ley en 2016.

Valencia, muy endeudada

Entre los ayuntamientos españoles con más de 250.000 personas censadas, la ciudad con mayor deuda per cápita era Zaragoza (1.386 euros), seguida de Madrid (1.076 euros), Málaga (844 euros), Palma (781 euros), Murcia (701 euros) y Valencia (700 euros).

Pese a la evolución de 2017, la Autoridad ve «probable» el cumplimiento del objetivo de reducción de deuda del Gobierno a medio plazo, aunque los riesgos de sostenibilidad financiera de las comunidades autónomas «siguen siendo altos».

Los habitantes de la Comunitat necesitarían destinar un total de 151 días de trabajo ininterrumpidos en 2018, cerca de medio año, para amortizar la deuda de la región. Ese plazo es el doble de la media de España. Se trata de la comunidad autónoma de España con la cifra más elevada, por delante de Castilla-La Mancha (128 días) y Cataluña (123). Por contra, donde haría falta emplear menos jornadas sería en Euskadi (50), Canarias (52) y Madrid (53). El cálculo no sólo está influido por el volumen de la deuda (la Comunitat es puntera, la segunda tras Cataluña), sino por la capacidad de renta, que en el caso de los valencianos está por debajo de la media.

El estudio de la AIReF prevé que, de media en el conjunto de España, los habitantes de una comunidad autónoma necesitarían destinar 88 días de trabajo para amortizar la totalidad de la deuda, casi la mitad que en la Comunitat.

Fotos

Vídeos