Agramunt, a un paso de ser destituido de su cargo en el Consejo de Europa

El senador valenciano Pedro Agramunt. / efe/s. weltin
El senador valenciano Pedro Agramunt. / efe/s. weltin

El pleno de la Asamblea aprueba el cambio del reglamento propuesto precisamente para forzar la caída del veterano senador valenciano

F. M./E. P. VALENCIA/MADRID.

Pedro Agramunt dejará en las próximas horas de presidir la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. En contra de lo que el propio equipo del senador valenciano vaticinaba hasta última hora, el pleno de esta institución aprobó ayer por un amplio margen una modificación del Reglamento de la institución. Un cambio que, en realidad, se había presentado ya con la intención de ser utilizado para forzar la caída de Agramunt tras aquella polémica visita al presidente sirio Bachar Al Asad. Salvo sorpresa improbable, Agramunt perderá en breve la condición de máximo responsable de este organismo.

Según confirmó ayer un portavoz de la Asamblea, el procedimiento de reforma del Reglamento fue aprobado con 154 votos a favor, 30 en contra y 13 abstenciones. En virtud del mismo, los altos cargos de la Asamblea, incluido su presidente, podrán ser cesados -circunstancia no reconocida hasta la fecha por la institución-.

El procedimiento, que puede ser lanzado de forma inmediata, contempla dos opciones, una más rápida y otra que llevaría más tiempo, en función de cuántos miembros de la Asamblea firmen la petición, explicó este portavoz. Fuentes de esta institución señalaron que probablemente hoy mismo ya se presente una propuesta de destitución que podría ser sometida mañana a votación. Varios de sus miembros pidieron al dirigente popular que dimita para evitar la humillación de ser destituido.

La resolución aprobada ayer y presentada por la socialdemócrata suiza Liliane Maury Pasquier, abre una vía para destituir al presidente de la Asamblea, o a cualquiera de sus vicepresidentes o de los presidentes de sus comisiones, cuando «ya no tenga la confianza de la Asamblea o haya dejado de cumplir las condiciones necesarias para el ejercicio de su cargo o sea culpable de mala praxis por violación reiterada del Código de Conducta» de los parlamentarios.

En su exposición de motivos, la resolución se refiere expresamente al viaje a Siria que realizaron tanto Agramunt como el hasta ahora presidente del Grupo Liberal en la Asamblea, el diputado del PDeCAT Jordi Xuclà, junto al presidente de la Comisión de Asuntos Legales y Derechos Humanos.

«En una democracia representativa, los requisitos de transparencia, integridad, responsabilidad, primacía del interés público, confianza y rendición de cuentas constituyen la base del contrato que obligan a todos los representantes electos de los ciudadanos», recoge el texto. La Asamblea acuerda que el actual marco regulador, que contempla «numerosos salvaguardas», la frecuencia de las elecciones y la corta duración de los cargos, «no es suficiente».

El texto dice que el viaje se hizo «con parlamentarios rusos y bajo su tutela» y que, además de provocar «reacciones indignadas» de varios grupos y diputados, planteó preguntas sobre los compromisos que adquieren los miembros de la Asamblea que ejercen puestos clave.

En la sesión del pasado abril no se logró el apoyo necesario -dos tercios- para abrir un debate urgente sobre un procedimiento para destituirlos. Entonces, el Buró de la Asamblea ya le retiró su confianza a Agramunt.

Aunque hasta el momento se ha negado a dimitir, el senador valenciano optó este lunes por no presidir la sesión de la Asamblea y delegó en el vicepresidente español, Antonio Gutiérrez Limones.

Más

Fotos

Vídeos