Agramunt alega que es víctima de una campaña tras las acusaciones de corrupción

EFE PARÍS.

El senador popular Pedro Agramunt defendió ayer que las acusaciones vertidas contra él por una comisión de investigación del Consejo de Europa que le acusan de corrupción son «rotundamente falsas», no están basadas en pruebas y proceden de «lobbies» y grupos de presión interesados en atacarle.

Agramunt presentó en París un informe ante la Comisión de Reglamento de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa para responder a las acusaciones de haber violado su código de conducta. Tras comparecer durante una hora y media en la comisión, Agramunt manifestó a la prensa que ninguna de las «acusaciones de personas anónimas» que se refieren a su persona en el informe se sustenta sobre pruebas. Se refirió en particular a los testimonios de los responsables de dos organizaciones, la European Stability Initiative (ESI) y la Freedom Files, a las que acusó de «ser 'lobbies' cuyo objetivo es la injerencia en el trabajo de la APCE y en la labor de los parlamentarios».

El senador señaló que la ESI recibió «cientos de miles de dólares» de la Fundación Sociedad Abierta del multimillonario estadounidense George Soros entre 2013 y 2016 por su labor como organización lobista, con la que intentó «influenciar y manipular».

Fotos

Vídeos