La duplicidad de sedes de la Agencia de la Innovación provoca el malestar en Alicante

García Reche y Ximo Puig, en la presentación de la AVI en Alicante, el pasado lunes. / lp

El PP afirma que Puig «vuelve a mentir» porque el centro directivo y operativo del nuevo ente se situará en Valencia

D. Burguera
D. BURGUERAValencia

Los primeros pasos de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI) no están siendo demasiado innovadores. A pesar de que se intentó poner en marcha desde principios de año, no logró salir adelante hasta el último pleno del Consell antes de las vacaciones. A pesar de que se asegura que es un organismo con aspiraciones a perdurar gracias al consenso de toda la sociedad, desde Compromís, socios del PSPV, no se ha dejado de mirar con recelo la creación de un organismo con sello completamente socialista. A pesar de que desde un principio se intentó evitar las rivalidades regionales, finalmente se ha disparado el resquemor entre los políticos y empresarios alicantinos al considerar que el anuncio de que la AVI tendría su sede en Alicante era un gesto sin consistencia, porque la realidad es que el centro técnico y de decisiones se instalará en Valencia.

«La sede institucional está en Alicante, pero es una mera fachada porque en Valencia está el equipo operativo, los técnicos y los directivos, así que al final casi todo se hará desde la capital», explicaron fuentes vinculadas al PSPV. Provisionalmente, al AVI se emplazará en el antiguo edificio del Instituto de la Pequeña y Mediana Industria (Impiva) en Valencia, si bien se plantea un futuro emplazamiento en la Marina. Los socialistas alicantinos intentan aparentar calma ante las decisiones del Consell, que anuncia una notable presencia de la Generalitat en la provincia del sur de la Comunitat que posteriormente diluyen los hechos. En este sentido, el empresariado alicantino ya ha dado varias señales de aviso de su malestar.

Beligerancia alicantina

«Somos un pueblo indulgente y pacífico, pero en algún momento puede ser que la provincia de Alicante deje de ser tolerante y pase a ser beligerante», advirtió hace menos de un mes el presidente de la Cámara de Comercio alicantina, Juan Riera, quien en la gala de los premios de la institución cameral «le dio mucha caña al presidente» de la Generalitat, Ximo Puig, según admitieron las mismas fuentes socialistas en la provincia. En su réplica de aquel día, el jefe del Consell evitó la confrontación y durante su discurso se comprometió, además de dar viabilidad a la Ciudad de la Luz, a que la Agencia de la Innovación tenga su sede en Alicante. La AVI, que contará con un presupuesto potente (28 millones este año, a pesar de que ni siquiera ha comenzado a operar porque su reglamento se aprobó el viernes pasado), es una parte básica del argumentario del Ejecutivo a la hora de aplacar el malestar alicantino. Sin embargo, que la agencia fije su residencia oficial en tierras alicantinas no implica a su actividad real, desarrollada principalmente desde Valencia, y esa duplicidad es la que aprovechó ayer la oposición para lanzar una dura crítica contra la Generalitat.

«Vuelve a mentir a la cara»

El PP de la Provincia de Alicante consideró ayer que el presidente de la Generalitat «vuelve a mentir a la cara» a los alicantinos y deja la Agencia Valenciana de la Innovación en Valencia «cuando había prometido que este organismo estaría en Alicante».

El coordinador general, Rafael Candela, tachó de «farsa» la presentación de este organismo en el edificio Prop, celebrada el pasado lunes, cuando el acuerdo del Pleno del Consell del viernes anterior «señala claramente» que la sede operativa permanecerá en Valencia, mientras que en Alicante se situará una «sede institucional» del organismo, que es la que Puig inauguró junto al responsable de la AVI, Andrés García Reche, exconseller de Industria durante seis años con Lerma. Fuentes del PSPV señalan que el propio García Reche admite que su actividad y la de su equipo directivo se concentrará en la sede valenciana.

«Puig nos deja las migajas a los alicantinos como una limosna», lamentó Candela, quien recordó que «el jefe del Consell había anunciado hasta en dos ocasiones en la Noche de la Economía Alicantina que el organismo se quedaría en la provincia», aunque posteriormente se decidió una duplicidad que sitúa el núcleo duro de las decisiones en la capital.

La oposición teme que entre los consejeros de la agencia no haya presencia de la provincia

El Consell del pasado viernes aprobó el presupuesto de la AVI, así como su organización y funcionamiento. El organismo será el encargado de repartir las subvenciones en materia de innovación para empresas y universidades, pero en un cariz diferente al IVACE (Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial), más centrado en la dinamización de las pymes.

El Consejo de Dirección de la AVI, «que es el que está facultado para aprobar determinados expedientes», los que comprometen los mayores volúmenes de inversión pública, estará en la sede operativa de Valencia, mientras que Alicante «quedará como unas oficinas para tramitar expedientes», vaticinó el coordinador general del PP alicantino.

Candela recargó su argumentario en todo lo referente al agravio de los alicantinos. El dirigente popular aventuró que, «a falta de que el Consell nombre a los consejeros nos ocurrirá como con el consejo de coordinación de Turismo y será mayoritariamente valenciano». Si esto ocurre, el coordinador general popular ya avisa de que «el PP protestará para que Alicante esté representado según el peso de su tejido industrial. No será la primera vez que nuestros pronósticos se cumplen».

«Los empresarios alicantinos tendrán que viajar a Valencia para mendigar una ayuda para el desarrollo de la provincia», afirmó Candela, quien reclamó al Consell «apostar por nuestro tejido empresarial y traer algún organismo industrial a la provincia porque Alicante es referente en la Comunitat».

Fotos

Vídeos