El abogado de Cuesta pide dejar la defensa porque no cobra del turno de oficio

A. G.

valencia. Las sorpresas se suceden en el juicio por el caso Emarsa. El abogado de Esteban Cuesta solicitó ayer al tribunal de la Audiencia ser relevado de sus funciones porque el juicio está afectando la economía familiar. El letrado Carlos Serrano asiste de oficio a uno de los principales cabecillas de la trama, el que fuera gerente de la depuradora de Pinedo. «Llevo ocho meses aquí sin cobrar y yo tengo que pagar una hipoteca», explicó a LAS PROVINCIAS. Idéntico mensaje había trasladado unas horas antes al presidente de la sección Primera.

El magistrado, no obstante, no ha aceptado su renuncia y, de momento, será otro compañero el que le sustituya. Un abandono definitivo obligaría a paralizar el proceso hasta que otro letrado se pusiera al día con un asunto de semejante magnitud. Esta posibilidad no se contempla porque supondría la paralización del juicio. El letrado pide que el Colegio de Abogados intervenga y medie para que se les adelante parte de los honorarios a quienes están en esta situación. El caso Emarsa, el expolio de la depuradora de Pinedo, le impide dedicarse a otros asuntos de su propio despacho, siempre según esta defensa.

El exconcejal del PP del Ayuntamiento de València Ramón Isidro Sanchis, por otra parte, admitió ayer que durante el tiempo que ejerció de consejero de Emarsa no ejerció ningún control sobre la misma y aludió a la disciplina de voto que, a su juicio, regía en este organismo. Isidro Sanchis declaró como testigo en el juicio por el saqueo de los fondos de la citada empresa pública, algo más de 20 millones de euros.

El responsable admitió que había un déficit histórico en la financiación de Emarsa, «pero que siempre se solucionaba al final del ejercicio con aportaciones puntuales de la Conselleria correspondiente».

Fotos

Vídeos