Ábalos responde a Díaz que se respetará a los territorios, pero bajo el mando de Ferraz

El portavoz socialista en el Congreso reclama lealtad a los barones para sacar adelante un proyecto común

R. C.

madrid. El portavoz socialista en el Congreso, José Luis Ábalos, garantizó que la futura dirección del partido tendrá «respeto a los territorios», como pidió Susana Díaz a Pedro Sánchez en la breve conversación que mantuvieron el viernes pasado. Pero el respeto, matizó el probable secretario de Organización en la próxima ejecutiva del PSOE, no significa «independencia o desconexión» de la dirección del partido.

Ábalos señaló ayer en una entrevista en RNE que la autonomía que tienen todas las federaciones del PSOE no puede desembocar en «independencia». Tiene que haber, subrayó, «coordinación» entre la ejecutiva que encabezará Sánchez y las de las distintas federaciones. Distintos dirigentes del equipo del reelegido líder socialista han incidido en los últimos días en que se acabaron «los reinos de taifas», con líderes territoriales por libre y con discursos a veces discordantes con el de la dirección federal. En el fondo de este planteamiento subyace la idea de evitar que se repita el frente de barones contra el secretario general, como ocurrió en la crisis que condujo a la dimisión de Sánchez el 1 de octubre pasado. En las primarias de hace dos semanas, el ahora líder del PSOE solo contó con el apoyo explícito de la presidenta de Baleares, mientras que el resto de los gobernantes autonómicos socialistas se decantaron por la presidente andaluza.

Ábalos añadió un ingrediente a la autonomía coordinada de los secretarios territoriales, el de «la lealtad», sin que ello signifique sumisión. Lealtad, explicó, «no es estar callado», es «sentirse parte» de un proyecto común, «opinar y hacer propuestas», pero sin «estar corrigiéndote y llamándote la atención como antes». Ábalos se refería al primer mandato de Sánchez, entre julio de 2014 y octubre de 2016, que desde el primer momento estuvo fiscalizado por Susana Díaz hasta acabar en un enfrentamiento total entre ambos.

Sánchez quiere contar con los barones para compactar el partido en esta nueva etapa, pero sin su participación en la ejecutiva federal, en la que, a su entender, se convierten en fuente de conflictos al intentar hacer valer el peso de sus federaciones. La ausencia de los líderes regionales no quiere decir que los territorios no vayan a estar representados en la ejecutiva, lo estará, pero con representantes de menor rango.

Fotos

Vídeos