Ábalos se desvincula de la alternativa a Puig tras el resultado de los avales

José Luis Ábalos. / efe
José Luis Ábalos. / efe

El jefe del Consell vapulea a su rival, Rafa García, al lograr tres mil apoyos más para poder concurrir a las primarias del PSPV

J. MOLANO

valencia. El secretario de Organización del PSOE y secretario general del PSPV en la provincia de Valencia, José Luis Ábalos, declaró ayer, en referencia a las primarias de los socialistas en la Comunitat, que «los compañeros que se presentan» buscan «lo mejor» para el partido y negó que él gane o pierda algo en el proceso porque no concurre.

Ábalos habló un día después de conocerse el número de avales que obtuvieron Ximo Puig y Rafa García para poder concurrir a las primarias del PSPV. Ambos superaron el mínimo de 1.840 apoyos exigidos. El presidente del Consell logró 7.584 avales frente a los 4.411 del alcalde de Burjassot. Una diferencia interpretada en el partido como un varapalo para el aspirante 'sanchista', aunque no tiene por qué traducirse de manera literal en votos el próximo 16 de julio, porque, como ya ocurrió en la pugna entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, hay afiliados que defienden a un candidato y luego votan su oponente.

El discurso de Ábalos desmarcándose del elegido por Ferraz para derrocar a Puig responde a su condición de secretario de Organización del partido. Debe mantenerse neutral ante el proceso de primarias y negar incluso que García esté respaldado por Sánchez para garantizar limpieza en el juego. Porque en el PSPV reconocen que Ábalos interviene directamente en la candidatura 'sanchista' y apuntan que dará un paso al frente a nivel interno para buscar su victoria si la ve posible o que, por el contario, propondrá una retirada del aspirante para evitar un mal mayor en caso de oler la derrota.

La figura de Ábalos entre la militancia, según fuentes del partido, se ha visto perjudicada desde que se presentó la alternativa a Puig y él lo sabe, ya que la manera de proceder de Ferraz no es la que tenía planeada. Su estrategia para acabar con uno de los barones que propició la caída de Pedro Sánchez pasaba por respaldar una candidatura a nivel provincial y a partir de ahí intentar debilitar a Puig. Sin embargo, «las ambiciones de unos y el odio de otros», apuntaron, «han hecho que pueda acabar perdiendo la partida».

Fotos

Vídeos