Las Provincias
Esteban González Pons, durante su intervención de ayer. :: EFE/ Manuel Bruque
Esteban González Pons, durante su intervención de ayer. :: EFE/ Manuel Bruque

González Pons: «No debo ser candidato a la alcaldía de Valencia»

  • El eurodiputado popular asegura que hay «buenos compañeros» en el PP de la ciudad para encabezar la candidatura en las próximas municipales

valencia. El portavoz de la delegación española en el Parlamento Europeo y vicepresidente del Grupo Popular Europeo, Esteban González Pons, consideró ayer que no debe ser candidato a la alcaldía de Valencia en los próximo comicios, «ni intentarlo», y que le gustaría repetir como eurodiputado.

«Sería desnudar un santo para vestir otro», indicó González Pons en un encuentro organizado por Radio Valencia Cadena SER, en el que consideró que hay «buenos compañeras y compañeros en Valencia» que pueden haber bien esa tarea.

El dirigente popular se pronunció en estos términos en referencia al debate generado a raíz de la encuesta publicada la semana pasada por este diario respecto a cuál sería el candidato preferido por los votantes populares para la alcaldía del cap i casal.

En el sondeo elaborado por Sigma Dos, González Pons aparecía de forma destacada como la opción preferida, muy por delante del portavoz municipal, Eusebio Monzó, del presidente de la gestora local del PP, Luis Santamaría, y del delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues. No obstante, un porcentaje superior al 42% evitaba mostrar sus preferencias por ninguno de los aspirantes.

En relación con este asunto, González Pons indicó ayer que «cuesta mucho poner una pica en Flandes» y «cuesta mucho tener un valenciano en Bruselas». El dirigente popular valenciano recalcó además que no cree que esa circunstancia sea «algo de lo que se pueda prescindir fácilmente».

González Pons recordó que lleva tres años trabajando en el Parlamento Europeo, e incluso se ha ido a vivir allí para poder hacerlo mejor, e insistió en que, «honestamente», y dado que «cuesta mucho entrar en Bruselas», considera que debe estar «ayudando, pero en la lista europea», si su partido así lo quiere.

El dirigente valenciano recordó que las elecciones europeas serán el mismo día que las autonómicas y las municipales, y afirmó con ironía que es «especialista en sonar para cargos» que nunca ocupa.

«No hay nadie como yo para eso. Presidente de la Generalitat ya no fui a principios de los 90; ministro ya no fui a principios de esta década, y alcalde de Valencia ya no voy a ser a principios de la siguiente», recalcó.

La presidenta regional del PPCV, Isabel Bonig, manifestó respecto a las palabras de González Pons que este no es el momento de hablar de personas, sino de consolidar el proyecto del partido y recuperar a la gente que se marchó del PP, y sobre posibles candidatos dijo: «cuando lleguemos a ese río, cruzaremos el puente».

Por otra parte, González Pons admitió que le pareció «un error» la decisión del Consell de Alberto Fabra de cerrar la Radiotelevisión Valenciana (RTVV) pero, una vez tomada, dijo considerar «inexplicable» de cara a los ciudadanos gastar 50 millones en la reapertura de los medios públicos cuando «necesitas el dinero para otras cosas» y «no te llega», y en una situación en que «las televisiones privadas han cubierto perfectamente» el espacio.

Para González Pons, aunque la inversión pueda ser explicada desde el punto de vista contable, no lo es ante los ciudadanos dado, por ejemplo, «el estado de las residencias de menores». «¿Y te gastas 50 millones en hacer la tele?», se preguntó.

Respecto a los casos de corrupción, el dirigente popular dijo que «son terribles siempre que se presentan», aunque consideró que en España «la sospecha está sobrevalorada» y alertó de que «la primera página de un periódico no es una sentencia del Tribunal Supremo».

«Mirar a los ojos»

González Pons considera que el Consell que preside Ximo Puig está «obsesionado con el pasado» y «vive un síndrome del marido abandonado incapaz de olvidar a su ex», dedicándose a «buscar en los cajones» en lugar de «mirar a los ojos a la gente».

El dirigente popular reconoció el «esfuerzo» que realiza el Gobierno de PSPV y Compromís porque la situación «no es fácil». No obstante, reprochó que «sobra ideología» y recordó que «los gobiernos del siglo XXI ya no son ideológicos», por lo que supone «un anacronismo» en Europa tener «un gobierno tan ideologizado». Para González Pons, PSPV y Compromís «se equivocaron con el mestizaje» y ahora hay una administración «paralizada». El dirigente popular incluso les brindó un consejo: «Un poco más de profesionalidad, un poco menos de ideología». Horas después, en otro acto, Puig contestó al dirigente popular que «está muy lejos y no se entera»

En el ámbito educativo, el dirigente del PP indicó que es un campo en el que se requiere un pacto a largo plazo para evitar que cada gobierno empiece «la historia desde cero» cuando accede al poder. Según dijo, los conciertos «sirven para garantizar la libertad de enseñanza y cuando alguien llega no tiene que revertir completamente el modelo» para instalar uno nuevo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate