Las Provincias

Un catedrático advierte de que la Ley de Memoria Democrática es inaplicable

Carlos Flores Juberías, ayer en Les Corts. :: LP
Carlos Flores Juberías, ayer en Les Corts. :: LP
  • Flores Juberías afirma en Les Corts que el proyecto normativo no fija quiénes son consideradas como víctimas, qué derechos se defienden y en qué territorio se actuará

Carlos Flores Juberías, profesor titular de Derecho Constitucional en la Universidad de Valencia y acreditado como catedrático desde 2013, acudió ayer a la Comisión de Justicia de Les Corts para ofrecer su opinión sobre la Ley de Memoria Democrática que prepara el Consell. En la actual fase de participación ciudadana, el también miembro del Consell de Transparencia de la Generalitat exponer su análisis sobre el proyecto normativo con el que se pretende «integrar a todas las víctimas de la sociedad. Es una ley necesaria para garantizar la dignidad y la justicia colectiva», según señaló el Ejecutivo valenciano cuando la aprobó el pasado mes de noviembre. Sin embargo, Flores Juberías no ve la iniciativa tan color de rosa. De hecho, la considera inaplicable por su indefinición en puntos elementales, además de considerar que «parte de una interpretación dogmática de la historia reciente de España». Escasa concordia se constató ayer ante la visita a la Cámara de Flores Juberías. Difícil será, así, implantar «el valor de la concordia, la convivencia y el pluralismo», en los que la ley dice fundamentarse. El catedrático se fue sin ser saludado por varias de las diputadas de la comisión, visiblemente molestas con las opiniones de Flores Juberías.

El profesor de Derecho Constitucional ofreció un análisis por escrito en el que realiza, tal y como señaló una diputada del PSPV, «una enmienda a la totalidad de la ley». Flores Juberías señaló que «por la pretensión de hacer su ámbito de protección tan amplio como fuera imaginable», el proyecto normativo «lo hace de manera imprecisa, y por lo tanto equívoca». Quiere abarcar demasiado.

«Falta un listado de cuáles son los derechos» que la ley pretende salvaguardar, «falta una referencia que excluya la protección de modos violentos de lucha y el marco temporal acotado permite amparar a quienes lucharon contra la Segunda República, e incluso contra la España constitucional». La indeterminación también afecta a las víctimas, según Flores Juberías, para quien «la definición de víctima es, por vaga, enteramente inoperante. El concepto de 'víctima indirecta', completamente ocioso, y el censo previsto podría abarcar a la totalidad de la población de la Comunitat». Igualmente, el territorio al que se acota el ámbito de la normativa es impreciso, según el catedrático, quien también criticó el modo en que se define el trabajo forzoso y lamentó la «pésima muestra de técnica jurídica» el modo en que se encabezan los títulos del proyecto normativo. El catedrático advierte de que la iniciativa legislativa choca con la ley de amnistía de 1977, «podría ser susceptible de conculcar derechos individuales» esenciales, cuestiona el «reconocimiento brindado a las llamadas 'entidades memorialistas' sin que éstas acrediten «ningún tipo de acreditación» de su representatividad de las víctimas. Además, critica que el articulado «justifica límites a la libertad de expresión que van de lo obvio y necesario a lo arbitrario e injustificable».

El revolcón jurídico que Flores Juberías le dio a la ley mereció el reproche de Marian Campello, representante de Compromís, de «falta de sensibilidad», lo que fue rechazado por el profesor. Tanto la representante de Podemos como del PSPV cuestionaron que el catedrático sea favorable ya no a la ley que ayer analizó sino a cualquier otra norma sobre memoria histórica como la aprobada por el Gobierno de Rodríguez Zapatero de 2007. La diputada del PP María José Ferrer San Segundo coincidió con Flores Juberías en la complicación técnica para aplicar la ley tal y como está concebida y aseguró que los populares la enmendarán en el sentido del análisis del catedrático.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate