Las Provincias

Juzgan a acusados de Emarsa por los taxis de Pakistán

  • El cerebro financiero y otros empresarios se enfrentan a más de tres años por fraude fiscal al simular negocios que realmente no existieron

valencia. Jorge Ignacio Roca, empresario fugado que fue arrestado hace más de un año en Moldavia y trasladado a la cárcel de Picassent (Valencia), defendió ayer su inocencia e intentó justificar sus trabajos con la empresa Notec, encargada del tratamiento de lodos. Un juzgado de lo Penal de Valencia empezó ayer el juicio por un fraude fiscal al desgravarse facturas por servicios inexistentes. La operación era la compra de 10.000 vehículos para el servicio de taxis de Pakistán. Aparte de Roca se sientan en el banquillo tres empresarios de Notec: José Luis Sena, su hermano Enrique Sena y Vicente Ros.

La empresa Notec contrató los servicios de Roca para una operación con Pakistán de compra-venta de 10.000 vehículos destinados a taxi. La operación sumaba unos 200 millones de euros, de los que Roca se iba a llevar una comisión de dos millones por gestionar una carta de crédito. El contrato contemplaba que podía pedir un anticipo de un millón para gastos justificados verbalmente.

Al final, los trabajos no fructificaron pero pese a ello Roca facturó y cobró de Notec casi 670.000 euros por gestiones que, según las acusaciones, nunca existieron. Al procedimiento no ha aportado ninguna factura ni ningún resguardo, según las acusaciones. Su excusa es que hace un año que está en prisión y desde allí no ha podido buscar nada. Por estos pagos Notec se dedujo dinero y cometió un fraude a Hacienda. Roca presumió de su currículum y señaló que tiene varios másteres, que habla seis idiomas que es un «experto bancario». Al preguntarle por este último trabajo, no ha querido dar detalles: «No viene al caso». También ha dejado claro que realizó los trabajos para los que le contrató José Luis Sena. «Yo tuve más de 100 ó 200 reuniones en relación con la carta de crédito en diferentes países». Pero no pudo justificar la realidad de todas estas afirmaciones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate