El PSPV alega una deuda de 10 millones para justificar la venta de Blanquerías

Inmueble ubicado en el número 48 de la avenida Barón de Cárcer de Valencia. :: j. monzo
Inmueble ubicado en el número 48 de la avenida Barón de Cárcer de Valencia. :: j. monzo
  • Un inmueble ubicado en Barón de Cárcer, la opción más probable para que los socialistas valencianos instalen su nueva sede

La sede de los socialistas valencianos en el número 4 de la calle Blanquerías está a la venta. No es ninguna novedad. Desprenderse del inmueble ubicado junto a las Torres de Serranos pasa por la única salida a la complicada situación financiera que atraviesa la formación que lidera Ximo Puig. La deuda, tal y como se estimó el jueves en una reunión del secretariado del partido, asciende a diez millones de euros, informa la Cadena Ser. Con un agujero de esa magnitud, el plan de poner a la venta Blanquerías y buscar un nuevo inmueble se antoja como la única solución posible. Y por eso lleva meses sobre la mesa de la cuarta planta del partido. Distintas firmas hoteleras se han interesado por un edificio por el que, según algunas informaciones, se han llegado a ofrecer en el entorno de cinco millones de euros.

Del proceso de negociación de la venta ha trascendido poca información hasta el momento, a pesar de que el núcleo duro de Puig, junto a Ferraz, lleva meses trabajando en la posible transacción. El líder de los socialistas valencianos, en una entrevista concedida a este diario, ya explicó que las razones de la venta estaban directamente relacionadas con la mala situación económica del partido.

Sobre la venta de Blanquerías no ha trascendido excesivas información. Ferraz participa de manera activa en ese proceso, toda vez que el patrimonio del partido está a nombre del PSOE (el CIF es único). Pero se desconoce cuántas empresas tasadoras han participado en el cálculo del valor del inmueble, así como si es una o varias inmobiliarias las que trabajan en su venta ni qué tipo de comisión se puede haber estipulado.

Las fuentes consultadas por este diario explican que el PSPV tiene casi definido la ubicación de su nueva sede: el número 48 de la avenida Barón de Cárcer. Un local de 700 metros cuadrados, más adecuado a una coyuntura en la que la utilización física de las sedes de los partidos políticos ha perdido protagonismo.

La historia del agujero económico del socialismo valenciano tiene que ver, en parte, con la propia adquisición de una sede de tamaño desmedido como la de Blanquerías. Las obras para el acondicionamiento del edificio -durante la etapa de Ignasi Pla como responsable de Organización de la ejecutiva de Joan Romero- condujeron al partido a una situación crítica, que obligó a que Ciprià Ciscar, entonces responsable federal de Organización, saliera en ayuda de la federación valenciana.

La etapa de Pla como líder del partido, y en especial la posterior de Jorge Alarte al frente de la secretaría general, no hicieron más que incrementar el volumen de gastos del partido. Obras en la propia sede, inauguración de una oficina para la dirección provincial del PSPV de Valencia en la calle Guadalaviar y nueva contratación de personal, entre otros factores, dispararon los números rojos del partido.

La deuda del PSPV se vio afectado también por una de los pilares de la acción de oposición impulsada por Jorge: el de la máxima contundencia con los casos de corrupción que salpicaban a dirigentes del PP. Los socialistas valencianos optaron por personarse en tantas causas judiciales como pudieron. Una decisión valiente, pero que terminó generando otro agujero, en este caso superior a los 500.000 euros, con alguno de los despachos de abogados contratados.