Las Provincias

ETA todavía almacena un arsenal con 280 armas

El caserío en el que se encontró el material.
El caserío en el que se encontró el material. / Arizmendi
  • La Policía descubrió el último gran zulo de ETA en octubre pasado en un bosque del norte de Francia y tenía 145 armas cortas

El arsenal perteneciente a ETA decomisado en octubre en un caserío de la localidad vascofrancesa de Louhossoa, donde voluntarios franceses se habían brindado a su inutilización pactada, contenía medio centenar de armas entre cortas y largas, según los inventarios comunicados por los investigadores y la propia dirección etarra. Si esos lotes representaban el 15% de las reservas ya precintadas como aseguraban los intermediarios del desarme unilateral, significa que en los depósitos clandestinos queda un armamento limitado a unas 280 unidades, la mitad antiguas, cifra algo superior a las últimas estimaciones que manejaban los servicios antiterroristas galos.

El resultado provisional del inventario preliminar realizado por la Policía Judicial francesa sobre el material intervenido indicaba que en el registro domiciliario se confiscaron 29 armas cortas, 12 subfusiles ametralladores, 9 fusiles de asalto y dos granadas. También había abundante munición que se cifra en cerca de 3.000 cartuchos y varios kilos de explosivos aún sin cuantificar además de material para la confección de artefactos de efecto rompedor y bombas lapa como detonadores, temporizadores y cordón detonante cebado con pentrita.

Estas cantidades coinciden en líneas generales con los detallados inventarios realizados por ETA del material confiado a sus interlocutores y dado a conocer por portales independentistas. La suma de los nueve lotes publicados, precintados entre marzo y octubre de 2014, arroja un total de 51 armas desglosadas en 27 pistolas, 8 revólveres, 8 fusiles y 8 subfusiles. Además, constan 2.240 balas de las que 600 son del calibre 9 mm Luger y las 580 restantes del 7,62 Winchester.

De las 27 pistolas, dos son de la marca Sig-Sauer, una es una Star y otra, una Browning. Las demás, al igual que los ocho revólveres, son de la firma Smith&Wesson, la compañía estadounidense que surtía a la empresa francesa Sidam que fue víctima de un atraco por un comando de ETA en octubre de 2006. Los asaltantes se llevaron del almacén que tenía en la localidad de Vauvert, cerca de Nîmes, un total de 410 armas de las que habían sido recuperadas 237 en diferentes operaciones policiales. Descontada la treintena de ejemplares S&W ahora descubiertos, a ETA le quedan unas 140 unidades del armamento más moderno en su poder que constituía en los últimos tiempos la dotación habitual de los comandos.

Interrogatorios

En los estadillos etarras del material depositado en Louhossoa también figuran 2.540 metros de cordón detonante industrial, 1.800 detonadores, 61 kilos de aluminio en polvo, cinco kilos de pentatraeritritol y dos temporizadores. Los ocho subfusiles son réplicas del modelo israelí UZI que se copiaban en talleres clandestinos en la década de 1990. Los ocho fusiles son todos del modelo G3 largo. Además, constan 65 cargadores.

Los cinco detenidos en la denominada "operación Seminario" permanecían ayer en la comisaría de Baiona, donde eran sometidos a interrogatorios para aclarar su papel y grado de implicación en la custodia del arsenal decomisado en el caserío, situado a 20 kilómetros del paso fronterizo de Dantxarinea. Se trata de Béatrice Molle-Haran, periodista del diario digital Mediabask y propietaria de la vivienda; de Stéphane Etchegaray, "Etxe", cámara profesional encargado de filmar la neutralización del armamento; de Jean-Noël Etcheverry, "Txetx", dirigente del movimiento ecologista Bizi! y sindicalista de ELA; de Michel Berhokoirigoin, expresidente de la cámara agraria vascofrancesa Laborantza Ganbara; y de Michel Bergouignan, viticultor cooperativista de la denominación de origen Irouléguy. El abogado de la periodista ha pedido su puesta en libertad con el argumento de que alquiló una parte de su casa a Etcheverry e ignoraba la existencia del depósito.

Los cinco detenidos serán trasladados hoy a París tras pasar una tercera noche en la comisaría de Bayona. Están encausados en una investigación preliminar abierta el mismo viernes por la Fiscalía de París, con competencia nacional en la materia, por los delitos de asociación de malhechores con fines terroristas e infracción a la legislación sobre las armas y los explosivos en banda organizada. La casa de Etchegaray fue sometida a registro domiciliario en su presencia por los investigadores el sábado por la tarde en la localidad vascofrancesa de Saint Michel.

Mientras, las movilizaciones en apoyo a los arrestados continuaron ayer. Varias decenas de personas se concentraron a mediodía en la capital bajonavarra, Saint-Jean-Pied-de-Port (Donibane Garazi) para reclamar la libertad de los "artesanos de la paz".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate